Se trata de Martín Ríos que en 2006 disparó a mansalva y mató a Alfredo Marcenac de 18 años. En una resolución, Casación Penal lo considerá "peligroso para sí y para terceros" y deberá quedar internado en el neuropsiquiátrico bajo el control de un juez.
La Cámara de Casación Penal disposo que Martín Ríos, quien en 2006 mató a Alfredo Marcenac luego de disparar a mansalva en Belgrano, tendrá que quedar internado en el hospital neuropisiátrico Borda con control de un juez.

Así lo dispuso la Sala III, integrada por su presidente Juan Carlos Gemignani y los jueces Gustavo Hornos y Mariano Borinsky, que de esa forma rechazó el recurso de Casación interpuesto contra la sentencia que al declarar inimputable al acusado lo absolvió y le impuso la medida de seguridad con internación en el Hospital Penitenciario del Servicio Penitenciario Federal.

Embed
En la resolución se indicó que Ríos "es peligroso para sí y para terceros, ya que el recurrente no logra rebatir las fundadas conclusiones a las que arribaron los sentenciantes -al concluir que al momento de la comisión de los hechos el imputado no comprendió la criminalidad de sus actos ni pudo dirigir sus acciones de acuerdo a dicha comprensión y descartar la alegada simulación-, sino que reedita los planteos efectuados en la instancia anterior, debidamente contestados por el a quo".

El 6 de julio de 2006, Ríos apareció en avenida Cabildo y José Hernández, de Belgrano, y disparó al menos 13 proyectiles con su pistola Bersa Thunder calibre 380 que provocaron la muerte a Marcenac y heridas a otras personas.

Tras ser detenido ocho días después en Munro, se comprobó que en otros episodios anteriores cometidos en la misma zona también había herido a una joven en un bar, a pasajeros de un colectivo y baleado a un tren.