Se trata de Tarquino, el local gastronómico de Dante Liporace, ubicado en Rodríguez Peña al 1900. Era uno de los mejores de la Ciudad y obtuvo premios internacionales.
El restaurante Tarquino, donde ganó prestigio, se hizo reconocido y obtuvo premios internacionales el chef presidencial, Dante Liporace -está a cargo del servicio gastronómico de la Casa Rosada-, cerró esta semana a raíz de una interna entre la dueña y el chef.

Tarquino estaba ubicado en Rodríguez Peña al 1900, a metros de la lujosa avenida Alvear. En este emprendimiento, los socios de Liporace eran Alejandro Bengolea, nieto de Amalita Fortabat, ya fallecido, y Mario Quintana, ahora en la Jefatura de Gabinete, según informa este viernes el diario Clarín. Este dato es llamativo, ya que no se conocía el nexo por el que Liporace llegó a la Rosada y ahora se revela su conexión con un funcionario macrista.
Embed
El cierre se debió a que se había agotado la relación entre el chef y la viuda de Bengolea, informa el citado matutino. Más allá de este cierre, Liporace tiene otro restaurante: la pizzería San Paolo, ubicada en el barrio de Palermo -Uriarte al 1600- en sociedad con el italiano Maurizio De Rosa.

tarquino.jpg
Tarquino era uno de los mejores de la Ciudad y se hizo famoso por su "Secuencia de la vaca", que proponía una degustación de 10 platos de la cabeza al rabo del animal. El año pasado, la revista británica Restaurant lo posicionó en el puesto 48° de los mejores lugares para comer en toda Latinoamérica.

Embed
Discípulo de Ferran Adriá, Liporace se convirtió este año en el responsable de la cocina de la Casa Rosada, donde decide los platos que se sirven en el comedor para los 800 empleados y también el menú que come el presidente y sus funcionarios.

El chef es una especie de paria dentro del mundillo culibnario local y se ha criticado duramente a muchos de sus reconocidos colegas, como Francis Mallamann y Narda Lepes, entre otros.