El fiscal Daniel Guillén pidió su detención porque sostiene que en libertad, está obstaculizando a la Justicia y además resta investigar si hubo más casos. La defensa, pide que se cambie la carátula de corrupción de menores por la de estupro.
Se trata de Gerardo Alferillo, conocido como "Toca Huevos" o "Polilla", quien la semana pasada fue denunciado por abuso sexual contra un menor de 15 años. Alferillo era entrenador de rugby de nenes de 13 años en el Huazihul San Juan Rugby Club pero una vez que se conoció la denuncia, las autoridades de la institución deportiva decidieron apartarlo del caso.

Para el fiscal de la causa, Daniel Guillén, el entrenador debería estar preso porque todavía resta determinar si hubo más casos de abuso, además de que el denunciado ha obstaculizado de alguna forma a la Justicia al no querer entregar su teléfono celular.

"El primero es que el juez ordenó el secuestro del celular del acusado que no se ha logrado, ni ha ofrecido la parte de la defensa. Como consecuencia creo que, Alferillo, estaría obstaculizando el accionar de la Justicia", dijo Guillén. Ese teléfono es una prueba fundamental en la investigación porque ahí estarían los mensajes que Alferillo habría intercambiado con el menor víctima.

A pesar de la opinión del fiscal, su pedido deberá ser analizado por el juez Benedicto Correa quien todavía no lo indagó.

En tanto, el abogado defensor, Leonardo Villalba presentó un escrito donde piden que se cambie la calificación legal que actualmente está como corrupción de menores a estupro.