Mateo Retegui: River lo dejó libre en Novena y ahora lo amargó

Deportes

El delantero convirtió uno de los tantos con el que Tigre sacó a los de Marcelo Gallardo de la Copa de la Liga.

Mateo Retegui fue una de las grandes figuras en la victoria de Tigre ante River en los cuartos de final de la Copa de la Liga. El 2-1 que consiguió el Matador significó un duro golpe para el Millonario, que se ilusionaba con pelear por el título y revalidar lo hecho en el último campeonato. El equipo de Diego Martínez tenía otros planes: dar el batacazo y sorprender a todo el Monumental.

Retegui tiene una historia muy particular: quedó libre de River y se formó en Boca pese a ser fanático del Millonario. El apellido es muy conocido en el deporte argentino: Retegui es sinónimo de hockey. El padre del futbolista es Carlos Retegui, el Chapa, quien ganó como entrenador dos medallas de plata en los Juegos Olímpicos de Londres y Tokio y varios Champions Trophy con Las Leonas. Por mandato familiar, Mateo comenzó su carrera con el palo y la bocha.

Al mini Chapa le gustaba el fúbol. El chico tenía condiciones, se probó en River y quedó. Luego de algunos años quedó libre cuando llegó a la novena, momento en el que decidió regresar al hockey, disputando incluso algunos torneos con las juveniles argentinas. Lo que ocurrió es que Mateo estaba obsesionado y quería revancha en el deporte que tanto amaba. Pese a ser hincha del Millonario como su papá, llegó a Boca y allí completó toda su etapa formativa.

En el deporte hay que ser profesional y Mateo Retegui no fue la excepción. Lo mismo ocurrió con su padre, que más de una vez se mostró agradecido con Boca por la formación que le estaba inculcando a su hijo. “Soy futbolero de alma y quiero que mi nene sea feliz. Y hoy es feliz jugando en Boca. Estoy orgulloso de lo que está pasándole y agradecido de cómo lo arroparon en el club”, dijo en 2018 el Chapa, año en el que el joven debutó en Primera.

De hecho su carrera en el Xeneize fue muy pero muy corta. Lo hizo debutar Guillermo Barros Schelotto el 17 de noviembre de 2018 en la victoria por 1-0 ante Patronato en La Bombonera. Apenas disputó 8 minutos y ese día fue al banco de suplentes porque grandes figuras como Darío Benedetto y Ramón Ábila arrastraban algunas lesiones.

En su etapa en Boca compartió plantel con grandísimos delanteros: además de los ya mencionados, aprendió de personas como Mauro Zárate, Carlos Tevez, Edwin Cardona y Fernando Gago, entre otros. Lo cierto es que la competencia en el club de la Ribera era muy exigente, por lo que tras la salida de Guillermo y la llegada de Gustavo Alfaro el club decidió cederlo a préstamo para que sume rodaje en otro lado.

En 2020, cuando comenzó la pandemia, Francesco Totti hizo un Instagram Live con Christian Vieri. Dos verdaderas leyendas del fútbol italiano y mundial. Allí, el exjugador de la Roma reconoció que en su nuevo rol como representante de futbolistas estaba siguiendo de cerca el rendimiento de un joven argentino: “Es fuerte, muy fuerte, devastador diría yo”. Era Retegui.

El jugador confirmó la noticia y explicó cómo finalmente Totti se convirtió en su representante: “Estaba en casa y me llamaron de la agencia para decirme que Francesco quería hablar conmigo para conocerme, y al día siguiente entramos a la videollamada y estaba él. Imaginate cómo nos pusimos con mi papá. Fue un orgullo y una alegría enorme que una persona tan importante como él se fije en mí”.

La oportunidad de ganar continuidad le llegó en Estudiantes de la Plata (29 partidos, cinco tantos), donde se lo recuerda con mucho cariño por el gol que metió en un clásico platense y que significó una importante victoria en el Bosque. Entre 2020 y 2021 también se puso la camiseta de Talleres de Córdoba, donde terminó de forjarse como un punta veloz y extremadamente potente: hizo siete goles en 61 partidos.

Volvió a Boca a comienzos de 2022 con la ilusión de quedarse, pero los dirigentes y el entrenador Sebastián Battaglia tenían otros planes. Luis Vázquez venía de un gran 2021 y el club logró concretar la llegada de Darío Benedetto, por lo que la mejor decisión era encontrarle un nuevo destino al joven Retegui. Allí apareció la opción de Tigre, donde compartiría plantel con otro ex Boca, Facundo Colidio.

Mateo Retegui es hincha de River, pero siempre fue extremadamente profesional y respetuoso de Boca. Nunca habló de su fanatismo que llegó por mandato familiar, más precisamente de su padre.

En la noche del miércoles fue clave para que Tigre lograra dar el batacazo: a los 5 minutos del primer tiempo, y en el Monumental, hizo un movimiento de goleador y de cabeza anotó el 1-0. Una jugada muy buena que le dio la ventaja a su equipo.

Embed

Temas

Dejá tu comentario