Fue una promesa de Platense, cayó preso y hoy la vida le da revancha: su hijo puede debutar en Primera

Deportes

Brandon Barbas, de 20 años, fue citado por primera vez para integrar el banco de suplentes del "Calamar", tras un brote de coronavirus. La historia de su padre.

En el mundo del deporte hay millones de historias superadoras y que llegan al corazón de la gente. En este caso, es una de esas historias de resiliencia, de volver a poner las cosas en su lugar y esperar que la vida te de una segunda oportunidad.

José Manuel Barbas nació en Villa Zagala, San Martín, el 6 de febrero de 1981. El 21 de junio de 1999 debutó en la Primera División en un Estudiantes 0 - Platense 2, en el último partido del Calamar en la máxima categoría de aquella temporada. Tuvo la oportunidad de jugar en Europa pero decidió quedarse en la Argentina por sugerencia de José Pékerman.

Sin embargo, una tarde tomó una decisión que cambió su vida para siempre. Pasaba una mala temporada en el club Acassuso, ya que no le estaban pagando y las necesidades comenzaban a ser cada vez más.

En esa institución, Manu Barbas se reencuentra con Matías Victorica, jugador con quién hizo inferiores en el "Calamar". "Se venía el cumpleaños de la hermana de él, y Matías decía que no tenía un 'sope' para hacerle algo y entonces dijo que iba a salir a chorear", comentó hace unos meses a TN.

Luego, agregó: "Salió a chorear y yo como… a ver, digo, la esencia que uno tiene de ser compañero y de ser amigo, yo sabía lo que iba a hacer. En ningún momento hice nada porque yo no sirvo para chorear, es la realidad, íbamos caminando, él de repente dijo “acá, acá, acá” y le apuntó a una chica que estaba con el auto y yo salí corriendo".

"A mí se me heló la sangre, el corazón… Yo salgo corriendo, él agarra el auto, le roba a la chica y me levanta a mí, y yo del susto me siento arriba de la cartera de la chica. Él me dice “empezá a revisar que tiene que estar la cartera” y yo le decía que no, que no había nada, no me daba cuenta que estaba sentado encima del susto que tenía. Yo no tenía un arma, él sí. Fue sobre las 17:30, 18, era de día. Yo venía rezando el padre nuestro, que no lo sabía, pero decía lo que podía, ahí me di cuenta que estaba haciendo algo que no era para mí", continuó contando sobre el día en que su vida dio un giro inesperado.

Jose Manuel barbas.jpg

"Yo creo que Dios me llevó el alma en ese momento y cuando dimos toda la vuelta, llegando a Marquez y 9 de Julio había un operativo y él me decía: “Quedate tranquilo que no pasa nada”, pero se ve que había una red de alerta y a media cuadra salió un patrullero de una estación de servicio, tenía las luces apagadas, se bajó un policía que dijo: “Tírense a un costado, tírense a un costado”, y nada… esos fueron los peores momentos de mi vida, sin dudas. No supe cómo reaccionar. Me acuerdo que un policía me apuntaba a la cabeza, fue shockeante. Creo que todo el tiempo me preguntaba ¿Qué hago acá, con qué necesidad?", Detalló.

Juan Manuel Barbas estuvo cuatro meses detenido en la comisaría de Billinghurst y obtuvo la prisión domiciliaria, donde tuvo que cumplir una condena de seis años y cuatro meses.

Ya dejando el pasado atrás y habiendo aprendido de sus errores, "Manu" empezó su nueva vida. Actualmente maneja una liga de árbitros y es técnico en un country.

"EL FÚTBOL SIEMPRE DA REVANCHA"

Brandon Barbas.jpg

Brandon Barbas, hijo de Juan Manuel, tiene 20 años y este domingo estará sentado en el banco de suplentes de Platense, con la ilusión de tener su primera participación en la Primera División del fútbol argentino.

Brandon es mediocampista y esta es su primera convocatoria por el plantel profesional. Barbas llegó a la entidad de Vicente López en 2017 y anteriormente registró pasos por las divisiones formativas de Tigre, Boca y San Lorenzo.

Esto se debe a qué en el "Calamar" hay ocho casos de Covid detectados y el cuerpo técnico tuvo que rearmar el plantel para enfrentar a Arsenal, en un partido correspondiente a la fecha seis de la Liga Profesional de Fútbol.

Embed

Temas

Dejá tu comentario