Los más caros: la cuestión no es tenerlos ya, sino esperarlos

Economía

La Bugatti Veyron puede ir de 0 a 100 kilómetros por hora en menos de 2,5 segundos y alcanzar 407 kilómetros por hora. Y además, es el vehículo de producción en serie más caro del mundo. Claro, para comprarlo no sólo es obstáculo el dinero. Una vez que los compradores abonen los US$ 1.4 millones, deben esperar 10 meses a que salga el auto de la planta.

Si se quiere gastar menos, conviene entonces el Koenigsegg CCX. Este vehículo sueco tiene las mismas características que la Bugatti, pero cuesta US$550,000. Una ganga. Lo que sí, vas a tener que esperar más; por lo menos un año. Esto es porque hay 20 vehículos disponibles por año.

¿Por qué son tan deseados estos autos? Los especialistas aseguran que se trata de una cuestión de “jerarquía”. De acuerdo con la revista Forbes, no sólo comprar autos exclusivos es muestra de poder, sino que también es importante que se sepa cuánto se esperó por ese auto.

El Aston Martin DBS  es, para esto, el indicado. Si bien no tiene un precio muy elevado en comparación con los demás (US$ 265 mil) hay que esperar 28 meses para recibirlo. Se trata del vehículo de James Bond en la película Casino Royale. Toda la producción está reservada hasta 2009.

La Ferrari F430 Scudería  llega en dos años, cuesta US$ 201 mil, y aunque será lanzada este mes en Frankfurt, ya se espera que se agote en días. Tiene un motor de 510 caballos de fuerza con 8 cilindros en V, y está pensada para la velocidad pura.

Entre tantos otros, el Rolls Royce Phantom Drophead Coupé no tarda menos de 15 meses en salir de fábrica, y cuesta US$ 407 mil. Se trata de un auto que cuenta con la base del Phantom original, pero es convertible y si bien es coupé tiene espacio para 4 personas.

Estos y tantos otros “reyes de los caminos” hacen desear a los ricos y famosos del mundo. Nosotros sigamos con el subte, no más.

 

Dejá tu comentario