Gran Hermano: Martín Ku y Emma tuvieron una feroz pelea a los gritos

Espectáculos

Una nueva disputa se generó en el reality de Telefe, aunque en esta ocasión fue por la comida. Martín Ku y Emma Vinch fueron los principales protagonistas.

A pesar de que la relación entre Emma y Martín Ku siempre fue buena en Gran Hermano, ahora los participantes se enfrentaron en una gran pelea. Esto es porque el Chino, como lo reconocen sus compañeros, perdió la paciencia con el peluquero y ambos reaccionaron de una forma explosiva.

Al parecer todo surgió luego de que Martín le hiciera un comentario a Emma, quien estaba preparando el almuerzo, pero el peluquero no lo soportó y esto derivó en gritos, cuestionamientos y reproches de todo tipo. Todo comenzó cuando Emma afirmó que iban a tardar en hornear lo que estaban cocinando.

Ante esto, el Chino dijo: “Bueno, habrá que esperar dos horas entonces”, dándole la razón a su compañero. Sin embargo, Emma respondió de mala forma: “Te estoy diciendo que es así como digo yo”, aseguró a lo que Martín respondió levantándose de la silla: “Está bien, te estoy jodiendo, boludo. Siempre te ponés de mal humor y me discutís cuando no te estoy discutiendo, boludo. Dejate de joder; dejate de hinchar las pelotas, un segundo”.

PELEA MARTIN EMMA

“No, amigo, es así como te digo yo”, volvió a afirmar Emma, por lo que Martín replicó: “No te estoy discutiendo y me discutís, boludo. Te estoy jodiendo”. Aún así, el peluquero y amigo de Furia continuó: “Vamos a demorar un montón de tiempo en hacerlo", por lo que el Chino no se quedó callado: “Dios mío. Sos insoportable. Mirá que tengo paciencia, pero sos insoportable”, remató el tiktokero.

Tal es así que Emma volvió a apuntar contra él: “Querés tener la razón todo el tiempo y no es así. No voy a estar tres horas cocinando con los pibes acá para que vos comas más. Porque el señor quiere comer más” “Boludo, te estoy diciendo que cocines como se te cante el orto. A mí me chupa un huevo porque como lo que me den”, replicó en malos términos “El Chino”. “Bueno, genial. Seguí esperando ahí”, sentenció Emma.

Embed

Dejá tu comentario