Guns N' Roses tocó tres horas en River

Espectáculos

Guns N' Roses tocó tres horas en River Plate en una nueva visita a la Argentina a 30 años de su primer desembarco

Guns N’ Roses dio este viernes un concierto de tres horas en el estadio de River Plate, en una nueva visita al país a 30 años de su primer desembarco.

La banda se despachó con un extenso en el que abundaron los solos de guitarras y macizas bases rítmicas.

La presencia escénica de Axl Rose y el perfecto estado musical del guitarrista Slash se llevaron todas las miradas; mientras que el contundente repertorio agregó el ingrediente faltante para que sea la noche soñada por los fans.

Slash mantiene su toque intacto y conserva el look con su galera y la cabellera rulosa cubriendo parte de su rostro.

Así empezó el recital de Guns N' Roses en River

guns argentina.mp4

El bajo de Duff McKagan –el restante miembro histórico en la actual formación-, no se privó de lanzar riff distorsionados, al tiempo que conformaba una muralla sonora con el baterista Frank Ferrer.

Fueron 29 temas con apenas unas pocas baladas para tomar aire.

A las 21 en punto las pantallas ubicadas al fondo y a los costados del escenario mostraron una animación en la que un robot exploraba una suerte de antiquísimo templo hasta que una enorme bola con el logo del grupo comenzó a perseguirlo hasta aplastarlo.

Acto seguido, el grupo irrumpió con It's So Easy y Mr. Browstone, de su disco Appetite for Destruction.

El pedido de Axl Rose al público para que diera un paso atrás

pedido axl paso atras.mp4

Axl Rose se tomó un respiro para pedir al público, traductor mediante, que diera un paso para atrás para evitar aplastar a los que estaban más cerca del escenario. “No queremos que nadie se haga daño. Queremos que todos pasen un buen momento”, dijo.

Superado eso, comenzaron a aparecer los éxitos con Welcome to the Jungle, Live and Let Die, Double Talkin' Jive, You Could Be Mine y Rocket Queen, entre tantos. Por su parte, el bajista tomó el micrófono para el cover de Misfits Attitude y Civil War, lo que regaló un instante épico.

Embed

Dejá tu comentario