España: mataron a golpes a un hombre de 24 años por ser gay

Mundo

El padre de la víctima escribió una carta abierta en la que pidió esclarecer su muerte. "Nos quitaron la única luz que iluminaba nuestra vida", expresó.

La Policía de Galicia, España, tiene identificados a varios sospechosos por el crimen de Samuel Muñiz, un hombre gay de 24 años que fue asesinado a golpes el viernes pasado frante a un bar en La Coruña. Los investigadores y testigos de la escena creen que se trató de un crimen motivado por homofobia.

Samuel trabajaba como auxiliar de enfermería en la residencia para ancianos Fundación Padre Rubinos y vivía en el municipio de Culleredo, La Coruña, y el viernes por la noche fue a un bar con sus amigos a festejar el fin de las restricciones por la pandemia de coronavirus, informó el sitio El Correo de España.

Fue durante una salida a la calle para fumar con su amiga Lina que Samuel se encontró envuelto en una escena que terminaría de manera trágica.

"O paras de grabar o te mato, maricón"

Lina y Samuel habían salido a fumar a la vereda del bar Andén, en el paseo marítimo de La Coruna, y la joven aprovechó para llamar a su pareja, Vanesa. Entre risas y anécdotas le mostró el lugar donde estaba.

"En ese momento pasaron un chico y una chica juntos, de más o menos la edad de Samuel, y él nos gritó que dejásemos de grabarles", contó Lina al diario El Mundo de España.

Con Vanesa todavía del otro lado de la pantalla en videollamada, Lina y Samuel intentaron hacerle entender al agresor que en realidad se reían de la situación, de la vida, y no de él y su paso casual.

"O paras de grabar o te mato, maricón", se escuchó decir al agresor.

"¿Maricón de qué?", alcanzó a decir Samuel, pero para ese entonces el hombre ya había iniciado el ataque, a las claras motivado por homofobia, que le costaría la vida.

Lina conjeturó que Samuel, cuya familia y amistades lo aceptaban sin reservas, "jamás pensó que podría ocurrirle algo así", y recordó que "el chico le pegó un puñetazo muy fuerte".

Samuel Muñiz carta

La pareja del agresor instó a Lina a no meterse en la pelea pero ambas intentaron detener el ataque. "Un chico negro se metió para ayudar a Samuel y logró separarlos. Gracias a él no siguió pegándole", recordó la joven.

Samuel quedó en un estado calamitoso, sangrando en la calle, mientras Lina buscaba su celular, que había salido despedido en algún momento del ataque. En el lapso de tiempo en que su amiga se alejó llegó el agresor acompañado por alrededor de 12 personas, todas dispuestas a golpearlo.

"Vi a lo lejos que una multitud de gente se movía a gran velocidad y salí corriendo hacia ahí. Escuché que alguien gritaba '¡maricón de mierda!' Cuando llegué me encontré a Samuel en el suelo inconsciente, ellos ya no estaban, lo habían dejado allí tirado y se habían escapado corriendo", relató Lina a El Mundo.

"A Samu le dio tiempo a cruzar la calle tratando de protegerse. Pero cuando lo vi supe que no iba a salir adelante", describió.

"No a la violencia"

Samuel murió en un hospital de La Coruña durante la madrugada del 3 de julio pasado debido a lesiones en el cráneo.

Esta semana su padre, Maxsoud Luiz, dejó pegada una carta en la vereda donde ocurrió el crimen para expresar su dolor y pedir el esclarecimiento del crimen que conmocionó a toda España.

"Hola, soy el padre de Samuel, quiero primeramente agradecer el excelente trabajo de los equipos del 061 por todo el esfuerzo realizado en cuanto al pronto atendimiento de nuestro hijo. Nos quitaron la única luz que iluminaba nuestra vida", escribió el hombre.

"Sabemos que vamos a tener un camino muy largo por recorrer. Estaremos apoyados en nuestra familia, amigos y compañeros que nos ayudarán a salir de este camino oscuro. Agradecemos todas vuestras oraciones y muestras de cariño", agregó.

Además de agradecer por la contención de las autoridades de La Coruña y por el cariño recibido por las personas que dejaron muestras de apoyo en el lugar del crimen, Maxsoud Luiz expresó su deseo de "que nunca más llegue a ocurrir otro día tan negro como el que estamos viviendo", y terminó su mensaje con un "no a la violencia".

Demorados

Fuentes policiales confirmaron a El Correo de España que la hipótesis más fuerte detrás del crimen de Samuel es la de un ataque por homofobia, y que hay varias personas que ya están demoradas en el cuartel de Lonzas, en La Coruña, y que prestaron declaración ante la justicia.

Con el paso de los días se supo que en realidad hubo un grupo de cinco personas que se ensañaron particularmente con Samuel, y que lo patearon a lo largo de 150 metros por la calle.

Semejante episodio de violencia homofóbica no tardó en provocar el rechazo de la sociedad no sólo en Galicia sino en toda España, donde las personas que no se sumaron a las marchas para pedir justicia compartieron mensajes en redes sociales con el #JusticiaParaSamuel.

Dejá tu comentario