Fundador de Megaupload, preso y en camino a ser extraditado

Mundo

Junto con él también fueron detenidos tres directivos del portal de descargas por "piratería informática".

El fundador de Megaupload, Kim Schmitz, y tres directivos del portal de descargas fueron encarcelados este viernes de forma preventiva en Nueva Zelanda, mientras Estados Unidos tramita sus extradiciones por "piratería informática".

Según la fiscalía estadounidense, Megaupload "forma parte de una red de piratería informática mundial", controlada por una "organización criminal", y que causó daños a los derechos de autor por valor de al menos 500 millones de dólares.

Los cuatro detenidos permanecerán bajo custodia policial en Auckland hasta el lunes próximo, cuando se celebrará una nueva vista judicial para decidir la petición de libertad bajo fianza, según dictó el juez David McNaughton, de los juzgados de North Shore.

El inspector Grant Wormald, de la unidad de Crimen Financiero y Organizado de la Policía neozelandesa, explicó a la prensa que la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) se puso en contacto con ellos en 2011 y que fue una operación complicada porque, entre otros extremos, Schmitz no hizo fácil su arresto al parapetarse en una habitación de su casa.

El grupo detenido por las autoridades neozelandesas está formado por los alemanes Kim Schmitz, Mathias Ortmann y Finn Batato y el holandés Bram van der Kolk.

Wormald precisó que Schmitz, de 37 años, y Van der Kolk, de 29, tienen permiso de residencia en Nueva Zelanda, mientras que Ortmann, de 39, y Batato, de 38, figuran en Inmigración como "visitantes".

Schmitz, también conocido por el apodo Kim Dotcom, y Ortmann fundaron Megaupload, una sociedad domiciliada en Hong Kong y que cuenta con 150 millones de usurarios registrados y con un volumen de visitas diarias que ronda los 50 millones.

Ortmann desempeñaba el cargo de director, Batato dirigía la unidad de marketing y el holandés ejercía de supervisor de programación.

El alemán Sven Echternach, de 39 años, jefe de desarrollo de negocios; el eslovaco Julius Bencko, de 35, diseñador; y el estonio Andrus Nomm, de 32, responsable de la división de software, están en paradero desconocido y buscados por el FBI.

Las detenciones en Nueva Zelanda forman parte de una operación internacional capitaneada por Estados Unidos contra este portal de descargas que ha incluido el cierre de Megaupload en territorio estadounidense y redadas en nueve naciones, entre ellas Holanda y Canadá.

Una dotación de más de 70 agentes neozelandeses registró este viernes la mansión de 30 millones de dólares que Schmitz habitaba en Auckland con su familia y otros nueve inmuebles de la misma ciudad.

La Policía incautó 18 coches de lujo, incluido un Rolls-Royce Phantom Drophead Coupé y un Cadillac 1959 rosa, además de varios automóviles de la casa Mercedes.

Los investigadores calcularon que decomisó bienes valorados en unos 4,8 millones de dólares, a los que se suman otros 8 millones de dólares  que estaban depositados en cuentas abiertas en diversos bancos de Nueva Zelanda.

La policía estadounidense calcula que con Megaupload y otros portales asociados estos "piratas informáticos" ingresaron al menos 175 millones de dólares.
La Justicia en Nueva Zelanda anticipó que no tiene previsto presentar acusaciones formales contra los detenidos, aunque ha admitido que Megaupload infringió las leyes de propiedad intelectual del país.

De abrirse un proceso judicial en Nueva Zelanda, la extradición que tramita Estados Unidos se demoraría.

Dejá tu comentario