Zambia: un pastor pidió ser enterrado vivo para resucitar pero murió

Mundo

Quiso emular a Jesús. Dos de sus colaboradores se dieron a la fuga y un tercero se entregó a las autoridades.

El pastor James Sakara, autoproclamado profeta de la iglesia cristiana de Chidiza murió después de que su intento de recrear la resurrección de Jesús fracasara , en Zambia, África. Falleció por asfixia después de pedir a sus seguidores que lo enterraran vivo durante tres días para que pudiera resucitar milagrosamente.

Sakara, quien tenía 22 años, e era pastor en la Iglesia Sion en la ciudad africana. Convenció a su congregación de que podía regresar de entre los muertos y resucitar al tercer día para ser recordado por sus seguidores.

El religioso fue enterrado en una tumba de poca profundidad a pocos metros de su iglesia, vestido en una bata blanca, un par de zapatillas de cuero y con las manos atadas.

La mayoría de los feligreses se resistieron a ayudarlo pero tres hombres se acercaron y le dieron una mano con el entierro. "¡Todos los de poca fe, entierren este Sakara que ven ahora y se levantará de entre los muertos y respirará con sus pulmones libres llenos de aire nuevo!", les dijo a sus seguidores.

Al cabo de tres días, cuando sus seguidores fueron a desenterrarlo, el hombre fue encontrado muerto . Según informó la policía, los miembros de la iglesia habrían realizado una serie de "ejercicios espirituales" para intentar resucitar a su profeta. Desafortunadamente, fue en vano.

La policía arrestó a uno de los hombres que enterraron vivo al pastor se entregó voluntariamente, mientras que los otros dos sospechosos están prófugos.

Sakala fue velado por su familia en su casa y enterrado propiamente. Su esposa esta embarazada.

Dejá tu comentario