Primavera Sound: el poder de fuego de Travis Scott en un sábado con puntos altos locales

Musica

El rapero estuvo más que a la altura (y en las alturas) en una jornada donde también hubo un set de Hernán Cattaneo y shows de Miranda! y Peces Raros.

Bienvenido sea el aluvión de espectáculos con impactantes puestas en escena en un país donde buena parte del público hace un gran esfuerzo para poder asistir a festivales y shows de calibre internacional: si las semanas pasadas la parafernalia bien pensada de Coldplay en su ciclo en River fue materia de charla en muchos ámbitos, bien vale decir que todo lo que montó Travis Scott en el show central del sábado del debutante Primavera Sound Buenos Aires tiene pocos antecedentes en festivales en nuestro país.

Una plataforma circular fue el corazón de la puesta: la misma permitió que el rapero norteamericano empiece y termine su show de una hora y diez minutos muy cercano al techo del escenario central, pero desarrolle la parte media del mismo en el llano. A partir de allí, el show se desarrolló entre lanzallamas, sonidos de disparos, explosiones, referencias galácticas, desiertos rocosos, explosiones volcánicas y otros accidentes geográficos.

No resulta para nada menor la conexión que desde diversas alturas el artista mantuvo con el público argentino, considerando que hace poco menos de un año hubo una tragedia que terminó con la vida de ocho personas en el Festival Astroworld, en pleno show del rapero y en un evento del que fue el creador. Vale preguntarse si la decisión artística de descender y ascender durante el espectáculo es una referencia a esta historia.

Después, en una jornada con una amplia oferta de artistas internacionales, vale destacar a varios créditos locales que estuvieron por encima de las expectativas, empezando por Hernán Cattaneo. En el arte, casi más importante que tus antecedentes pueden ser el sentido de la circunstancia y la oportunidad. Cattaneo encontró un adecuado mix: porque a su vanagloriado show “Future Memories” con una puesta visual preciosa de Sergio Lacroix no solo lo supo adecuar a los 75 minutos que le otorgó la producción del festival (sus presentaciones propias pueden llegar a ser mucho más largas), sino que le hizo un gran guiño al público quizás no tan afín a la música electrónica con sutiles y justos homenajes a Gustavo Cerati y David Bowie (de quien es fanático). El DJ homenajeó a Cerati poniendo una frase de él en medio de su show e invitó a Richard Coleman a interpretar el clásico “Heroes” del “duque blanco”.

Embed

Difícil es pensar en un show caliente y que atraiga una respetable cantidad de público cuando en simultáneo está tocando el artista central de una fecha, pero eso es lo que hizo Miranda! desde uno de los escenarios alternativos. Su set de 16 canciones solo tuvo dos de su última placa “Souvenir” y muchas de esas que Ale Sergi y Juliana Gattas supieron colar en el cancionero popular de mucha gente. Si, reconocido por ellos mismos, ya no están en la vanguardia como cuando editaron ese “grandes éxitos disfrazado de disco de estudio” que es “Sin restricciones” (“Don”, “Traición” y “Yo te diré” sonaron en la noche), habrá que prestarles más atención a aquellos que hablan de “excelencia Pop” al referirse al grupo que brilló en la Costanera.

Imaginar un show de rock sin ninguna pausa durante una hora resulta complicado, pero el camino se empieza a allanar cuando entran en juego elementos de la música electrónica: eso ha hecho a lo largo de su carrera el grupo platense Peces Raros (ya cuentan con cuatro discos de estudio que bien valen una escucha) y sintetizó de gran forma en su espectáculo en el súper alternativo escenario “Nobody is normal”. El dúo que conforman Lucio Consolo y Marco Viera (bien acompañados por tres instrumentistas más) navega con soltura las aguas de alternar los roles de cantar, tocar la guitarra y hacer lo propio con sintetizadores, siempre al servicio de la efectividad de un show intenso y despojados de atisbos de ego, algo muy celebrado por el público que se fue sumando a la fiesta con el correr de los minutos y las canciones. Más temprano en el mismo escenario, vale la mención el set del chileno Elmalamía, que con su propuesta de post-Pop y Trap seguramente veremos muy seguido en nuestros grandes festivales.

Dejá tu comentario