-

Fibromialgia: qué es y cómo se trata

12 de mayo de 2018

Los pacientes suelen minimizar los síntomas, pero el malestar general y el dolor muscular es intenso. Todavía no existe una cura.

Este sábado es el Día Mundial de la Fibromialgia, una enfermedad que sigue sin tener cura a pesar de que afecta al 2,4% de la población mundial.

Sus síntomas son el dolor muscular constante, la fatiga y un malestar o sensación de cansancio crónico que puede llegar a incapacitar laboralmente a una persona.

La fibromialgia es un trastorno persistente y debilitante que durante muchos años fue subdiagnosticado, en parte por la falta de marcadores clínicos pero también porque los mismos pacientes minimizaban los síntomas.

De hecho, los síntomas y su intensidad varían según el paciente: algunos sienten hormigueo en sus manos o pies, otros rigidez en las articulaciones por la mañana, dolor de cabeza, nauseas o estreñimiento.

Los dolores musculares se vuelven más intensos durante la noche y muchas veces la persona con fibromialgia padece trastornos del sueño.

Cámara y paciente 2.jpg
Todavía no existe una cura para la fibromialgia pero se pueden reducir los síntomas con terapias
Todavía no existe una cura para la fibromialgia pero se pueden reducir los síntomas con terapias

La fibromialgia afecta a una parte específica de la célula, la mitocondria, y por lo tanto también la producción de energía a nivel celular, precisó la doctora Mariana Cannellotto, del centro de terapia física BioBarica.

El resultado es una mayor sensibilidad al dolor que puede llegar a anular a la persona para el trabajo. Sin embargo, solo una de cada 10 personas con fibromialgia logra que le den un certificado de discapacidad.

"Se la considera como una discapacidad motora y el hecho de no presentar manifestaciones visibles atenta contra su reconocimiento", explicó Blanca Mesistrano, presidenta de FibroAmérica, una asociación civil que representa a los pacientes con esta enfermedad.

Para reducir los síntomas y mejorar la calidad de vida del paciente, se recomienda minimizar el estrés, recurrir a la terapia psicológica y a fisioterapeutas y kinesiólogos, además de seguir un tratamiento farmacológico con reumatólogos y especialistas del dolor.

El uso de la cámara hiperbárica en pacientes con fibromialgia sirve para aumentar la oxigenación intracelular, lo que ayuda a las mitocondrias a producir mejor energía, pero también tiene un efecto antiinflamatorio, lo que reduce los síntomas como el dolor y el malestar generalizado.

Temas