-

Aguad: "No tenemos los medios para extraer el submarino"

17 de noviembre de 2018

El ministro de Defensa dijo que se reunirán con la empresa estadounidense para escuchar sus opciones, y aclaró que la Justicia será la que defina luego qué se hará.

El jefe de la Armada, José Luis Villán, pidió este mediodía "prudencia" a los familiares de los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan ante el pedido para que sean rescatados los restos de la embarcación, ya que subrayó que la Justicia debe determinar los pasos a seguir.

Consultado sobre el planteo de los familiares, el funcionario castrense advirtió sobre el "límite legal" de la fuerza.

"La jueza (federal de Caleta Olivia, Marta Yáñez) debe determinar en qué momento se pueden remover las partes constitutivas del submarino. Esto obedece al campo pericial", sostuvo Villán en conferencia de prensa en el Edificio Libertad, en el barrio porteño de Retiro.

En ese sentido, el jefe de la Armada también apuntó a las cuestiones "técnicas" sobre la posibilidad de rescatar los restos del ARA San Juan. "No podemos afirmar ni negar" que se puedan extraer los restos de la embarcación, subrayó Villán.

En tanto, el ministro de Defensa, Oscar Aguad, confirmó que la Argentina no dispone de los medios técnicos para reflotar el ARA San Juan. "Nosotros no contamos con barcos para bajar a esas profundidades ni tampoco tenemos equipamiento para extraer un buque de estas características", subrayó el funcionario.

Pero aclaró que estudiarán esa opción a través de la empresa estadounidense que encontró el submarino.

"El próximo paso es tener toda la información de la empresa que estuvo buscando el submarino, y luego nos pondremos a estudiar y ver qué hacer, pero muchas de las decisiones que tomemos las definirá la Justicia", explicó Aguad.

Consultado sobre la zona en la que se halló el equipo naval, la misma donde se escuchó una explosión a la semana de desaparecer el submarino aclaró: "Todos los barcos se focalizaron siempre en ese radio porque casi no había duda de que ése era el lugar donde se había producido la tragedia".

Y continuó: "En ese momento, estaban todas las armadas del mundo buscando. Pasaron todos los barcos por esa zona, y nadie lo pudo detectar. No es fácil la zona, la empresa tuvo la libertad de buscar donde lo creyeran más conveniente. A tal punto, por indicación de la jueza y las familias, el barco fue a más de 200 millas y no se encontró nada".