-

-

-

Mariano es médico villero: "Una paciente me dijo que todo lo que consumió en un día fue mate y remedios"

Por: Por Mariano Martín Fernández
25 de enero de 2019

Se graduó con medalla de oro, trabaja doce horas por día y los siete días de la semana. Vive en Retiro, pero se mete en la Isla Maciel para hacer lo que denomina "justicia social".

“¡Mirá que no soy el futbolista!”, aclara cuando lo contactan Mariano Mignini a quien no le gusta que le digan "doctor". Es médico graduado con medalla de honor en la Universidad de Buenos Aires en 1996 (M.N. 94861) y así quiere que lo llamen. Para que no lo confundan con el "Gato" -que jugó en Aldosivi, Chacarita y Argentinos Juniors- utiliza su segundo nombre, Alejandro como indentificatorio.

Medalla de oro de la UBA
Medalla de oro de la UBA fue el médico Mignini<br>
Medalla de oro de la UBA fue el médico Mignini

Pero también se identifica en las redes sociales como @medicovillero y en su header tiene una foto de Juan Domingo Perón, Evita y Ramón Carrillo, acaso el sanitarista más importante de la historia Argentina. En su perfil tiene clavado un hilo en el que pide ayuda en un “llamado a la justicia social”.

Tengo varios trabajos remunerados y dedico 12 horas por día a la medicina. Soy docente universitario. Dedico dos días de la semana a la ‘justicia social’”, cuenta ya como leuit motiv a minutouno.com mencionando una de las tres banderas del peronismo. El “médico villero” deja la comodidad de su departamento en Santa Fe y Esmeralda para meterse en medio de la Isla Maciel, donde el ajuste del gobierno de Mauricio Macri golpea con más fuerza.

Embed

"Doctorcito muchas gracias. Todo lo que como en el día son los medicamentos que usted me trae y los bajo con mate", le dijo una anciana a Mignini. En la isla que en otros tiempos era un infierno de prostíbulos y trata de personas liderada por la mafia de la Zwi Migdal, hoy el médico villero da charlas a personas asistentes al hogar de “María” sobre prevención de enfermedades. “Me quiero doctorar como sanitarista como Ramón Carrillo”, desea.

El testimonio de la jubilada que no come no es el único que lo golpeó aunque no lo noqueó y sigue de pie peleando. “Frases tengo como para hacer un libro siempre los que menos tienen son los que más dan”, cuenta a este medio y enumera: “Una mujer me dijo ‘A vos te trajo Dios estaba a punto de suicidarme’, otra vez una madre me devolvió una caja de leche diciendo que a ella le alcanzaba lo poco que le dí. Hasta una vez un cartonero me dio 150 pesos para que le diera a una mujer que vivía en la calle. El más humilde es el más solidario”, sostiene contundente.

El Centro de Estudios Políticos para Personas Mayores y la Asociación Latinoamericana de Gerontología publicó que los precios de los medicamentos para adultos mayores aumentaron 53% en 2018. Las jubilaciones y pensiones, reforma previsional mediante, subieron sólo un 28,5%.

Una vez un cartonero me dio 150 pesos para que le diera a una mujer que vivía en la calle

Hoy Mignini atiende gratis a cientos de personas. Brinda remedios, recetas y contención a los más necesitados. Aunque, como escuchó en su época de estudiante, repite que “no son los medicamentos los que curan la mayoría de las enfermedades. El acceso a agua potable y al calzado previenen la gran mayoría de ellas en el mundo y en Argentina”.

Indignado por la degradación de Salud de Ministerio a Secretaría, califica al gobierno de Macri como “execrable”, pide que lo ayuden con donaciones de medicamentos. En su mail donaciones1972@gmail.com recibe todo tipo de colaboraciones y sugerencias. Quizás con la ayuda de quienes padecen menos la crisis, la mujer que sólo toma mate y remedios tenga al menos un plato de comida diario.

Temas