-

-

La madre del mochilero argentino perdido entre Bolivia y Perú lo buscará por su cuenta

28 de enero de 2020

Fabiana Benestante decidió desandar el camino de regreso que estaba haciendo su hijo Francisco para encontrarlo. El último contacto con él lo tuvo hace un mes.

Franciso Ciarlantini es un joven de 24 años de la localidad bonaerense de Pigüé, quien se encontraba recorriendo Latinoamérica y desde hace un mes su familia perdió todo tipo de contacto. Ante esta desesperante situación, su madre -Fabiana Benestante- decidió viajar a Perú para dar con el paradero de su hijo.

Francisco desde chico les dijo a sus padres que quería viajar y comenzó a cumplir su sueño en 2014. "Al principio se trató de travesías cortas siempre regresando a Pigüé", contó su madre.

La última vez que volvió al país fue en 2017 por la muerte de su abuela, tras lo cual se fue a recorrer América Latina.

"En febrero/marzo (de 2019) llegó a Ecuador y me había escrito que quería volver a la Argentina porque se sentía triste. Le ofrecí pagarle un pasaje de avión y lo rechazó porque pretendía volver a pie. Yo no quería que se largue solo", asostuvo Fabiana.

Muy preocupada por el estado anímico en el que se encontraba su hijo, trató por todos los medios de no perder contacto con él, quien por un robo no contaba con celular.

"Le habían robado la mochila, la documentación y andaba deambulando. Así lo encontró un chico que me avisó". Contando con la ayuda de otros mochileros que lo contuvieron, Fabiana realizó un primer viaje a Perú y el 7 de diciembre (2019) se encontró con su hijo. "Hablé mucho con Fran y logré hacerlo comprender que lo mejor era volverse conmigo, hicimos el trámite del pasaporte", enfatizó la madre al portal InfoGei.

"Tenía el pasaje de vuelta para mi hijo, estuvimos re bien esos ochos días. Se afeitó y se bañó y ya era mi Fran. Cuando estábamos a punto de subir al avión el 14 de diciembre (2019), llegamos a Migraciones y me lo retuvieron".

"Había que pagar una multa. Casi me muero de desesperación. Me dicen que debía pagar por día desde 2017 los días que estuvo sin documentación. Eran 800 dólares", recordó.

Ya con los bolsos en la bodega, Fabiana acordó con su hijo que ella le iba a dar la plata para que él pueda regresar por tierra.

"La última comunicación que tuve fue vía Messenger y me dijo el 24 de diciembre que estaba en la frontera con Bolivia y que el 31 brindaba con nosotros", informó su madre, cosa que nunca sucedió.

Fue entonces cuando comenzaron una búsqueda a través de redes sociales, e iniciaron los trámites correspondientes tanto con la Cancillería argentina y el Consulado de Bolivia, pero "al no tener noticias, decidimos irlo a buscar nosotros. Me va a acompañar mi hijo mayor”, aseguró.

La mamá de Francisco no pierde las esperanzas y mientras emprende su viaje a Perú, aseguró: "No creo que esté en Argentina. No entiendo cómo nadie lo ve, su foto está en todos lados. Sé que lo voy a encontrar y quedará como una anécdota", finalizó la mujer.

Temas