Fernanda Vallejos: "El apoyo de Macri al golpe contra Evo Morales nos avergüenza a todos los argentinos"

Política

La legisladora repudió el accionar del ex presidente y sostuvo que el golpe en Bolivia no afectó solo a ese país, sino a toda la región.

Mientras avanza la causa contra el ex presidente Mauricio Macri y sus funcionarios por contrabando agravado por el envío de armas a Bolivia, la diputada Fernanda Vallejos repudió el apoyo del gobierno anterior al golpe de Estado en el país vecino.

La legisladora sostuvo que el macrismo “no sólo trajo hambre, pobreza, desigualdad, desocupación, destrucción productiva a nuestro país, sino otras atrocidades que siempre sospechamos, pero que hoy se hacen visibles ante los ojos de todos y todas con el surgimiento de pruebas que muestran la participación del anterior gobierno argentino, encabezado por Mauricio Macri, en el golpe de Estado en nuestra hermana Bolivia”.

El apoyo del gobierno de Macri al golpe de Estado contra Evo (Morales), nos llena de vergüenza a todos los argentinos y argentinas, que somos verdaderamente demócratas”, prosiguió Vallejos.

El escándalo por el envío de armas por parte del gobierno de Mauricio Macri para apoyar el golpe de Estado contra Evo Morales se conoció cuando apareció una carta en la embajada argentina que había enviado el entonces comandante de la Fuerza Aérea Boliviana Jorge Terceros Lara agradeciendo por la “colaboración” de las autoridades argentinas.

Ese escrito estaba fechado el 13 de noviembre de 2019, el mismo día en que un contingente de gendarmes argentinos arribaron a Bolivia para custodiar la embajada.

Remito armas Bolivia.jpg

“No hay dudas de que quienes defendemos la democracia, y no sólo una democracia formal, sino una democracia sustantiva, con el pueblo, por el pueblo y para el pueblo, una democracia plena donde adquieren vigor y carnadura no sólo los derechos civiles y políticos, sino fundamentalmente los derechos económicos, sociales y culturales y, hoy por hoy, agregaría ambientales, nos paramos indubitablemente del lado de la Democracia y del lado del gobierno popular de Evo Morales, hoy recuperado con la jefatura del presidente Arce, una vez derrotada la aventura golpista”.

Vallejos se pronunció durante la presentación virtual del libro "El fraude de la OEA y el Golpe de Estado en Bolivia (un testimonio)", escrito por César Navarro Miranda, ex Ministro de Minería y Metalurgia del Estado Plurinacional de Bolivia (2014 - 2019). También participaron Oscar Parrilli, senador nacional del Frente de Todos; Ariel Basteiro, embajador argentino de Bolivia; María Nela Prada Tejada, Ministra de la Presidencia de Bolivia; Telma Luzzani, periodista y escritora; y Larisa Kejval, Directora de la Carrera de Ciencias de la Comunicación (UBA).

En otro tramo de su intervención, Vallejos destacó que el golpe en Bolivia no afectó solo a ese país, sino a toda la región. “El golpe de Estado contra el gobierno de Evo Morales, contra el pueblo, contra los campesinos, contra los trabajadores, contra el nuevo estado plurinacional, fue un hecho muy significativo y enormemente doloroso. Y no lo leímos -sólo- como un ataque contra Bolivia y contra su pueblo, sino contra toda nuestra región”, remarcó.

En esa línea, Parrilli afirmó que “este libro no es un hecho aislado, nos lleva a la reflexión sobre qué ocurrió en América Latina en los últimos veinte años”. En ese sentido destacó a los gobiernos populares de principio de siglo en Venezuela, Brasil, Argentina, Ecuador, Uruguay, Nicaragua y Honduras como “el proceso de integración regional más grande” en los 200 años de independencia.

El presidente del Instituto Patria señaló que el golpe en Bolivia fue “la continuación de las políticas para América Latina de los años ochenta” y llamó a analizar lo que pasó en el país andino con los intentos de golpe fallidos en Venezuela y Ecuador, y los exitosos en Honduras y Paraguay. “Aprendamos de la crudeza del golpe de Bolivia”, advirtió, y puntualizó que resulta necesario “solidificar las relaciones entre los gobiernos para evitar experiencias” como la boliviana.

Por su parte, el autor del libro enumeró las líneas discursivas que elaboró la derecha para concretar el golpe, con eje en instalar la idea de fraude y suplantar al gobierno legítimamente elegido por otro transitorio. “Construyeron toda una narrativa donde nos presentaron a nosotros como enemigos a ser eliminados, una narrativa política y social, pero principalmente racial. Es importante que a partir de la experiencia no volvamos a caer en las mismas acciones, conocer lo que ha pasado y anular de manera drástica y firme esa gran narrativa que terminó con la vida de decenas de compañeros y compañeras en nuestro país”, sostuvo Navarro Miranda.

El rol de la OEA y Luis Almagro

OEA organización de los estados americanos

El ex ministro de Evo Morales hizo un párrafo aparte para Luis Almagro, secretario general de la OEA, quien podría ser denunciado ante La Haya por complicidad en crímenes de lesa humanidad, por parte de ex miembros del Tribunal Supremo Electoral de Bolivia (TSE) que intervinieron en los comicios presidenciales de octubre de 2019.

Almagro es responsable de los crímenes que se cometieron. El informe de la OEA vale menos que un papel higiénico usado. No tiene sustento técnico”, cuestionó Navarro Miranda, quien calificó a Almagro como “servicial” a los intereses de Estados Unidos en la región. Vale remarcar que un reciente informe de la Universidad de Salamanca de España concluyó inequívocamente que no existió fraude en las elecciones de 2019.

Vallejos retomó este punto y añadió que “el golpe, por supuesto, no fue un hecho aislado, sino el punto cúlmine de una estrategia planificada y trabajada desde mucho tiempo atrás y donde la participación de los poderes imperiales se observa hasta su consumación, con la participación de la OEA, consagrando el golpe y en el vergonzoso papel desempeñado por el uruguayo Luis Almagro”.

El régimen de facto de Jeanine Añez, que desplazó del poder a Evo Morales, reprimió las protestas dejando como saldo de 35 muertos, 800 heridos, más de 1.500 detenidos y cientos de exiliados, incluidas las masacres de Sacaba y Senkata.

En tanto, el embajador Basteiro dijo que “el golpe fue construido desde los centros de poder y los medios de comunicación”, pero rescató que “el pueblo tuvo capacidad de movilización y dirigentes que ellos (por la derecha boliviana) no tienen y eso permitió volver al gobierno”.

La documentación que complica a Mauricio Macri

Macri-3.jpg

En declaraciones radiales, ayer Bateiro refirió también a la colaboración del gobierno de Macri en el golpe. Dijo que el envío de material represivo a Bolivia por parte del anterior gobierno en noviembre de 2019, cuando se consolidaba el golpe de Estado que derrocó a Evo Morales, es investigada en la nación andina "como tráfico de armas" y aseguró que "aparecieron nuevos documentos que prueban" el delito de contrabando de armas en el que habrían incurrido los funcionarios de Cambiemos.

El jueves 29 de julio, el ministro de Defensa boliviano, Edmundo Novillo, detalló en conferencia de prensa los hallazgos que abrieron nuevas investigaciones en la nación andina. Según enumeró, en la nota Terceros Lara agradeció la recepción de los siguientes materiales represivos: 40.000 balas antitumulto 12/70, dos tipos distintos de gases lacrimógenos y más de 100 granadas de tres clases diferentes.

A su vez, Novillo reveló que en el ministerio de Defensa boliviano encontraron un “acta de entrega y recepción” del armamento que agradeció la Fuerza Aérea a la embajada argentina el 13 de noviembre de 2019. Asimismo, hay un informe del suboficial de la Fuerza Aérea que recibió el material bélico e hizo el depósito.

Mientras tanto, en Buenos Aires prosigue la causa a raíz de la denuncia del gobierno argentino por contrabando agravado contra el expresidente Mauricio Macri, la exministra de Seguridad Patricia Bullrich, el exministro de Defensa Oscar Aguad, el exembajador Normando Álvarez García y el exjefe de Gendarmería Gerardo Otero, entre otros.

Por último, Vallejos destacó la importancia del libro y el aporte de Navarro Miranda. “No tengo dudas que es nuestra misión y nuestra responsabilidad trabajar por la verdad, hacer pedagogía con la verdad. Y creo que este libro es una contribución en ese sentido. La verdad es, también, un dique de contención frente a la impunidad del poder real, de los poderes foráneos, de los poderes no democráticos”. Y concluyó: “Tenemos, las y los latinoamericanos, una enorme responsabilidad frente al futuro. Hoy, cuando los viejos imperios debaten su hegemonía y pretenden valerse de nosotros para conservarla”.

Dejá tu comentario