Para Antonio Caló, la "inflación se comió el salario"

Política

En tanto, desde el Gobierno, Jorge Capitanich, prometió que harán "el máximo esfuerzo" para que la devaluación no impacte en el poder de compra de los asalariados.

El jefe de la CGT oficialista, Antonio Caló, advirtió que en las próximas paritarias buscará "recuperar el poder adquisitivo que se comió la inflación", en tanto desde el gobierno, Jorge Capitanich, prometió que harán "el máximo esfuerzo" para que la devaluación no impacte en el poder de compra de los asalariados.

El jefe de Gabinete reiteró además que el gobierno "está solo" en la pelea para cuidar los precios y alertó que habrá "multas, clausuras y (se podrá) abrir las importaciones para ciertos sectores" para garantizar el cumplimiento del acuerdo de precios cuidados.

Por su parte, el vicepresidente del Mercado Central de Buenos Aires, Alberto Samid, sostuvo que el país vive un momento "difícil" en materia de precios, aunque dijo que no ve "sectores golpistas como en otras épocas" y tildó de "angurrientos" a las cadenas de supermercados extranjeros. 

Ambas cuestiones, precios y salarios, figuran en la agenda de análisis de la Unión Industrial Argentina (UIA), que el martes realizará la primera reunión del año de su Comité Ejecutivo, para evaluar la coyuntura económica.

Caló planteó en una entrevista publicada hoy por el diario rosarino La Capital que las paritarias en marzo "tendrán como meta recuperar el poder adquisitivo que se 'comió' la inflación y poder llenar el changuito como antes".

Y, llamó a la dirigencia nacional a "dejar de lado las diferencias y trabajar por una mayor calidad de vida del pueblo, que es en definitiva justicia social, y vivir en condiciones dignas no me parece una exigencia desmedida".

En cambio, Capitanich en un reportaje con Tiempo Argentino reprochó que "el gobierno está solo en esta pelea" de cuidar los precios.

"No observo ningún actor político de la oposición que defienda nuestra posición con respecto al cuidado del bolsillo de los consumidores y de los trabajadores. Segundo: no percibo de parte de los trabajadores organizados apoyo hacia el gobierno para cuidar los precios", recriminó.

Capitanich apuntó: "No observo que los empresarios nacionales, que han acumulado riqueza en los últimos años, y los mismos trabajadores, que han sido beneficiados sustancialmente por este modelo, defiendan, como deben, ciertas medidas".

Consultado sobre el impacto de la devaluación en el nivel de empleo y el poder adquisitivo del salario, garantizó que el gobierno va "a hacer el máximo esfuerzo para que no ocurra".

"No necesariamente tiene que impactar en el salario, en tanto y en cuanto están las paritarias. Y, además, la estrategia del acuerdo y monitoreo de precios por parte del Estado tiene que dar sus frutos", subrayó. A su vez, Samid dijo a radio Brisas que "estamos viviendo un momento difícil" en materia de precios pero "no veo sectores golpistas como en otras épocas que hemos vivido, sino una iniciativa voraz como tuvieron siempre".

"Las cadenas de supermercados extranjeros son angurrientos", fustigó, y contó que una de las medidas que llevará adelante para evitar que los precios aumenten de forma excesiva "es que los productores vendan directamente al consumidor final".

El diputado bonaerense del Partido de Trabajadores Socialistas (PTS) Christian Castillo destacó que en Europa "ajustan con recortes, flexibilización y despidos" y en Argentina lo hacen "con devaluación e inflación".

Dejá tu comentario