Quiebra del Correo y envío de material represivo a Bolivia: ¿volverá Macri al país tras su peor semana?

Política

El expresidente se encuentra en España, donde suele vérselo junto a reputados referentes de la derecha de ese país y ahora puede que elucubre establecer residencia.

Mauricio Macri reapareció en escena para presentar su libro 'Primer Tiempo' y autodenominarse como "garante" del eventual triunfo de Juntos por el Cambio en las elecciones legislativas de este año. Además dijo comprometerse en "defender juntos la República y el derecho al futuro".

Eso sí, su reaparición tuvo lugar en Madrid, adonde el expresidente se fugó tras sus infructuosos esfuerzos por imponer a Patricia Bullrich como principal candidata en la Ciudad de Buenos Aires. Es decir, tras ser derrotado por Horacio Rodríguez Larreta en la lucha interna que mantuvieron ambos dirigentes dentro del PRO.

Pero las frustraciones políticas internas de Macri no son los únicos inconvenientes que debe afrontar Macri en la que se podría calificar como su peor semana desde la aplastante derrota electoral sufrida a manos de Alberto Fernández, en 2019. Ni siquiera los traspiés más graves.

El lunes último, la jueza en lo Comercial Marta Cirulli decretaba la quiebra del Correo Argentino SA, una empresa del Grupo Macri que operó hasta 2003, tras dar por fracasado el proceso de salvataje, al no lograr la conformidad de su principal acreedor, que es el Estado Nacional.

En sus últimos intentos por evitar la quiebra, la empresa de los Macri había ofrecido pagar 1.000 millones de pesos por una deuda que, según los cálculos del Estado y del Ministerio Público Fiscal, supera los 5.000 millones de pesos.

Durante la gestión macrista, el Estado aceptó la oferta del propio Grupo Macri para pagar la deuda en 15 cuotas; un acuerdo que no prosperó porque la fiscal de la Cámara Comercial Gabriela Boquín determinó que era ruinoso para las arcas del Estado.

Ahora, tres días después de la decisión judicial que pone en jaque al imperio económico que su padre supo fundar, el expresidente se ve envuelto en un grave escándalo político de alcance internacional.

Este jueves, el gobierno de Bolivia realizó una grave denuncia al acusarlo de apoyar activa y materialmente el golpe de Estado que en noviembre de 2019 derribó al entonces presidente Evo Morales.

"Hemos tenido acceso a un documento que pone en evidencia que el gobierno de Macri en Argentina aportó con material para que se pueda reprimir la protesta social y consolidar el gobierno de facto de Añez", aseguró por estas horas el canciller boliviano Rogelio Mayta.

El documento, publicado por minutouno.com, consiste en una carta oficial fechada en La Paz el 13 de noviembre de 2019, en la que el comandante en jefe de la Fuerza Aérea Boliviana, general Jorge Gonzalo Terceros Lara, agradece la "colaboración prestada" y el "material bélico" enviado por el gobierno de Macri.

En la nota dirigida al entonces embajador argentino Normando Álvarez García, se confirma la recepción del "material bélico de agentes químicos" enviado por la gestión macrista a Bolivia con fines represivos, poco después de la asunción de Jeanine Áñez como presidenta de facto, a la que el exmandatario argentino solía llamar "presidenta electa".

Así las cosas, mientras el Ministerio de Seguridad de la Nación inicia una "profunda investigación" para conocer los alcances del apoyo material brindado por su gestión al golpe y a la represión en Bolivia, Mauricio Macri estará elucubrando cómo afrontar esta situación que lo tiene en el centro de la escena.

O, tal vez, considerando un exilio más o menos prolongado en España para evitar sentarse en el banquillo de los acusados al considerarse –como ya es habitual en él– un "perseguido político".

Dejá tu comentario