Alberto Fernández habló de la violencia institucional: "Es una deuda de la democracia"

Sociedad

Alberto Fernández repudió la violencia institucional que vivió una familia chaqueña, y felicitó al Gobierno provincial por haber apartado a los efectivos policiales.

En el marco de la denuncia que realizó una familia qom de Chaco que fueron golpeados, abusados y amenazados con ser prendidos fuegos por policías provinciales, y luego de la decisión del Gobierno provincial de separar a los efectivos del cargo y presentarse como querellantes en la causa; el presidente de la Nación, Alberto Fernández, habló sobre la violencia institucional a través de su cuenta oficial de Twitter.

Este martes por la noche el primer mandatario escribió en Twitter: "Las imágenes de violencia institucional que hemos visto en las últimas horas en el Chaco son inaceptables. Celebro que el Ejecutivo provincial haya apartado a los efectivos, pero debemos trabajar más profundamente en una problemática que es una deuda de la democracia".

Embed

El hecho sucedió el domingo por la noche y de acuerdo a la denuncia, los policías de la comisaría 3° ingresaron al domicilio de una mujer que vive con su padre y sus hijos, una adolescente de 16 años y un joven de 19, a quienes se llevaron detenidos junto a una chica de 18 años y otro de 20.

Elsa, madre de los jóvenes, dijo que: "La agarraron a mi hija del cabello y la arrastraron, alcancé a prenderme de mi hija y entre seis policías nos agarraron y ahí un oficial me pegó con la 9 (pistola calibre nueve milímetros) en el rostro", señaló la mujer que agregó que a su sobrino "le pegaron contra la pared" y que él y su hijo quedaron "desfigurados de los golpes".

Tras difundirse el ataque policial, la ministra de Seguridad de Chaco, Gloria Salazar, dio una conferencia de prensa en la que confirmó que el gobernador Jorge Capitanich apartó a los efectivos involucrados.

Además repudió "este accionar ilegal, violento, arbitrario de integrantes de la Policía que no tienen nada que ver con el compromiso que lleva adelante el gobierno y la Policía misma". Salazar aseguró que intervino en el hecho el Órgano de Control Institucional (OCI) de la Policía y la Fiscalía de Derechos Humanos, "exigiendo la correspondiente investigación al personal que intervino en el operativo y realizando la investigación judicial para que sean juzgados penalmente".

Por otro lado, la familia violentada recibió contención psicológica y asesoramiento de la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia.