Una madre pidió un botón antipánico para defenderse de su hijo

Sociedad

El hombre de 27 años la golpeó el fin de semana del Día del Padre. Tuvo que denunciarlo a la Policía y pide protección para poder estar tranquila en su casa.

Una mujer que reside en la ciudad de Córdoba denunció que su hijo de 27 años la golpeó brutalmente el Día del Padre y que tiene miedo de que la mate. Pide que le den un botón antipánico y que la justicia establezca "el radio en que no se puede acercar" para evitar que la ataque otra vez.

"Desde que tiene 12 años me agrede físicamente", contó María Alejandra Suizer al programa "El show del lagarto", que se emite por el canal El Doce de Córdoba. La mujer es madre de dos hombres, uno de los cuales, identificado como Matías Ezequiel Garay, tiene antecedentes de violencia de género hacia ella.

Suizer explicó que su hijo de 27 años "es un chico muy impulsivo, que siempre tiene que tener él la razón", e incluso aclaró que lo llevó a terapia pero que después de los 18 ya no lo pudo obligar a hacerse tratar.

El episodio del 20 de junio pasado fue determinante: ese domingo Garay estuvo con su hijo de 10 años en la casa de Suizer y al caer la noche se fue a lo de un amigo. Volvió a lo de su madre pasadas las 6 de la mañana, borracho, y se echó a dormir hasta las 8, cuando ella lo levantó porque todos tenían que salir de la casa.

"En ese momento, Ezequiel se levantó y me golpeó en la nuca. Me gritaba y comenzó a tirarme cosas que tenía en la casa, particularmente adornos y me amenazó diciéndome que me iba a bajar los pocos dientes que tengo. También me decía que me iba a hacer perder el sueldo", relató la mujer al canal de Córdoba.

Hasta ahora Suizer radicó dos denuncias por violencia de género contra su hijo, pero todavía no obtuvo un botón antipánico ni la orden de restricción que le permitiría moverse por su barrio sin temer por su vida.

"Ya no puedo ir al hipermercado, porque él, por ejemplo, toma acá a la vuelta el colectivo 20 para después tomarse el 10, porque vive en barrio Ituzaingó Anexo. Circula por acá, todos sus amigos los tiene por acá. Hay días en que trabaja en una pizzería en Santa Cecilia. Hasta ahora, desde que pasó esto, me la paso encerrada. Tengo miedo de que venga a matarme", relató.

La mujer tiene una cámara en la puerta de su casa y hace rato le quitó la llave a Garay. El hombre no sólo abre las cerraduras con un cuchillo y se mete a la casa, sino que le robó la memoria del dispositivo para que no haya pruebas.

"Todo lo que yo pueda usar para hacer un seguimiento a él, no me está funcionando. Estoy completamente insegura. Lo único que tengo es la vecina de al lado que cuando ve el móvil (de la Policía) me dice 'necesitás algo?'", relató.

Dejá tu comentario