Un colectivero estaba de licencia, lo obligaron a ir a trabajar y murió de covid

Sociedad

Eduardo Vázquez tenía 59 años y hacía más de 20 que trabajaba como colectivero en la línea 88. Sin patologías previas, se contagió de coronavirus y falleció.

Un colectivero de 59 años murió tras contagiarse coronavirus luego de que la empresa de la línea 88, en la que cumplía funciones desde hacía más de 20 años, lo obligara a regresar a su puesto de trabajo pese a encontrase con una licencia psiquiátrica.

“Estaba con psicólogos porque hace menos de un año murió su madre. La empresa lo obligó a trabajar porque sino no le pagaban el sueldo. Su miedo era volver al colectivo”, contó Verónica, esposa de Eduardo Vázquez, en C5N.

El pasado 23 de abril Eduardo fue a hacerse chequeos médicos a una clínica de Munro y los médicos le informaron que “estaba bien, sin diabetes ni colesterol”. Pero Eduardo no se sentía bien.

“Él me dijo ‘me siento mal, me voy a hisopar’", recordó su esposa. Ese fue el último día que lo vio personalmente.

"Le encontraron que no le llegaba el aire a los pulmones, tenia 88 de oxígeno en sangre. Le hicieron placas y un electro. Tenía neumonía bilateral. Una semana después me informaron que tenía Covid-19. Se puso cada vez peor, lo entubaron y el jueves 13 cerca de las 20 me llaman y me dicen que mi marido había muerto”, relató su esposa.

"Un martes antes de que vaya a terapia intensiva lo llamé, lo vi mal, me dijo llorando 'cuidá a mi papá y a mi hermano. Te amo mucho, cuidate'. Se estaba despidiendo. Nunca más pude hablar con él".

Eduardo estuvo internado desde entonces. Cada día, a las 13.30, su esposa recibía el parte médico hasta que un día le comunicaron que le estaban haciendo diálisis. "Se ve que ya no le funcionaban los riñones tampoco. Era un hombre sano, no fumaba, no tomaba, la verdad que no lo entiendo".

viuda colectivero linea 88 covid

Eduardo había estado tres meses de licencia debido a que el 14 de junio de 2020 murió su madre y no pudo recuperarse. Luego de dos meses sin recibir su sueldo, el chofer se sintió obligado a volver a trabajar para limpiar las unidades. Su caso no fue el único en la empresa sino que, según informó su esposa, hubo varias licencias que no se respetaron.

Al respecto, la esposa de Eduardo hizo un especial pedido, sin poder contener las lágrimas ante el dolor por la pérdida de su marido.

“Quiero que todos los choferes estén vacunados. No puede ser que no los tengan en cuenta. Son personas que están muy expuestas como los médicos, los enfermeros. Mi marido no llegó a la vacuna. Lo único que pido al Presidente que por favor vacunen a los choferes. Que no haya otro Eduardo Ariel Vázquez. Él era joven, tenía una vida por delante, no estaba enfermo, vino este virus y me lo llevó, él era todo, mi sostén, era todo para mí y no lo tengo más”, pidió.

"Me dejó un amor profundo. Se desvivía por la familia, lo que tenía lo daba sin preguntar. Siempre se preocupaba mucho por todos. El virus y las vacunas de los choferes lo preocupaban mucho. Fue un excelente marido, una excelente persona, no tengo palabras", expresó y agradeció el apoyo de los compañeros de Eduardo que la ayudaron a atravesar este momento.

"Me está dando fuerzas, sé que está en el cielo porque fue una persona muy buena", finalizó .

Dejá tu comentario