Habló la mamá de la víctima del femicidio de El Talar: "Mi hija era una esclava, él le hackeaba todo"

Sociedad

La mujer contó detalles de cómo era la relación de la pareja. Tras una discusión, el hombre la mató.

Magalí Gómez, de 26 años y Agustín Iban Pérez, de 38, se habían conocido hace cuatro años en el Parque de la Costa, donde ambos trabajaban. Tuvieron una hija, una niña de cuatro años que habría estado en la misma vivienda en la que el hombre podría haber matado a su mamá, situación que los investigadores intentan determinar. “Ojalá no haya visto nada”, dijo Mirtha la abuela.

madre de la victima de femicidio en el talar

La mujer aseguró que su hija sufría violencia por parte de su pareja y que insistentemente le pedía que la dejara en paz. “Dejala libre. Nunca te va a jugar una mala pasada”, le decía una y otra vez Mirta a su yerno. El hombre no hacía más que controlar cada movimiento de la joven; la golpeaba cuando ella no hacía lo que él quería. La violencia de género llegó a su punto cúlmine ayer cuando el agresor mató a la mujer y luego descartó su cuerpo en una zanja de la localidad de El Talar de Pacheco, en Tigre.

Mirta contó que el hombre le decía “tu hija me quiere dejar” y que ella le respondía “que la dejara pensar, la dejara decidir”. Pero Pérez controlaba a la víctima en todo momento: la iba a buscar al trabajo, hablaba con su jefe para que le permitiera tomarse un franco, cerraba las cortinas de la casa para que nadie viera lo que ocurría dentro. "Él le hackeaba todo. Nunca la dejó pensar ni decidir, la manejaba completamente", dijo la mujer a la prensa.

Además contó que tras asesinar a su hija, Perez" la vistió con la ropa de trabajo, le sacó las zapatillas y el celular para hacer creer que fue un asalto". Y "se había maquillado la cara y vino a lavar el auto como si nada", relató.

El femicidio de Magalí

El cuerpo de la joven fue hallado este lunes en una zanja de la localidad bonaerense de El Talar, en Tigre, tras un llamado de alerta al 911. Mientras el personal de la comisaría 6.ª de la localidad trabajaba en la escena se acercaron la pareja de Gómez y un concuñado, ambos llorando, porque les habían avisado los vecinos.

”Se estableció que la chica vivía a siete cuadras y cuando empezamos a hacerle preguntas a la pareja, notamos a simple vista que tenía arañazos”, dijo a Télam un jefe policial que trabajó en la pesquisa.

Los investigadores quieren establecer si el femicidio ocurrió en la casa donde convivía la pareja y luego el hombre trasladó el cuerpo hasta el lugar del hallazgo, o si la estranguló en el auto y descartó el cadáver en el zanjón. Esta segunda hipótesis es la más firme para los investigadores, porque ya declararon vecinos que dijeron haber visto a Pérez lavando su Fiat Siena cerca de las 10.30 de esta misma mañana, posiblemente para borrar huellas.

Pérez quedó detenido, acusado de “homicidio agravado por haber mediado violencia de género” (femicidio), delito que contempla la pena de prisión perpetua, por orden del primer fiscal que intervino en el hecho, Sebastián Fitipaldi, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Rincón de Milberg. El fiscal ordenó además secuestrar y requisar el automóvil Fiat Siena del presunto femicida que, cuando llegó al lugar del hallazgo, había quedado estacionado a 50 metros de ese sitio.

Embed

Dejá tu comentario