Google le dedicó su doodle a Irene Bernasconi: quién fue y por qué la homenajea

Sociedad

En 1968 Irene Bernasconi se convirtió en la primera mujer argentina en liderar una expedición de biología marina en la Antártida.

Google homenajeó este lunes en su doodle a Irene Bernasconi una reconocida científica que, hace exactamente hoy 54 años, se convirtió en la primera mujer argentina en liderar una expedición de biología marina en la Antártida.

En la ilustración que encabeza al buscador, creada por la artista Alyssa Winansse, se puede ver a la bióloga junto a ostras, estrellas de mar y otras criaturas marinas. A lo largo de más de medio siglo Bernasconi se dedicó a estudiarlas. A su vez, fue una de las primeras especialistas en equinodermos del país.

Irene_Bernasconi_foto_perfil.jpg

Quién fue Irene Bernasconi

El 7 de noviembre de 1968, Bernasconi protagonizó un hito histórico: junto a otras tres mujeres –María Adela Caría (bacterióloga), Elena Martínez Fontes (bióloga) y Carmen Pujals (especialista en algas)–, a las que luego se las llamó “Las cuatro de Melchor”, fueron las primeras científicas mujeres que lideraron una expedición a la Antártida.

En ese momento, Bernasconi tenía 72 años. El grupo entero trabajaba en el Museo Argentino de Ciencias Naturales “B. Rivadavia”. En su paso por la Antártida, realizaron grandes aportes al conocimiento vinculado a algas marinas, esponjas silíceas, estrellas, erizos de mar y otros invertebrados, y realizaron estudios de microbiología ambiental.

Bernasconi nació en La Plata, el 29 de septiembre de 1896 y formó parte de la creación del Conicet, como una de las primeras becarias, donde a partir de 1962 se incorporó a la Carrera de Investigador/a Científico/a. Antes, había sido maestra y había trabajado en el Museo Argentino de Ciencias Naturales. Su primera publicación científica fue en 1925 y trató sobre moluscos e invertebrados.

Durante su misión a la Antártida, "Las cuatro de Melchor" recolectaron más de 2000 especímenes de equinodermos, así como vida vegetal y otras muestras vivas en ese ecosistema. Para hacerlo, las especialistas bucearon e instalaron redes y anzuelos en aguas de temperatura extremadamente baja.

Bernasconi murió el 7 de julio de 1989. Se la homenajeó poniéndole su nombre al establecimiento de Bernasconi Cove, que aparece en los mapas argentinos de la Antártida.

Embed

Dejá tu comentario