Morla declaró que la familia de Maradona eligió la casa en la que murió

Sociedad

El representante y apoderado del "Diez" declaró por primera vez como testigo en la causa que investiga la muerte del ex futbolista.

El abogado Matías Morla, representante y apoderado de Diego Maradona, declaró hoy por primera vez y como testigo, en el marco de la causa en la que se investiga la muerte del "10".

Morla se presentó este lunes por la mañana en la Fiscalía General de San Isidro, situada Acasusso 476, de ese distrito. Allí, el abogado declaró que la internación domiciliaria de Maradona en la casa de Tigre fue una decisión de la familia del Diez.

Morla describió cómo era su relación con Diego y aseguró que no tuvo ningún tipo de participación en la decisión sobre la internación domiciliaria que tuvo lugar desde el 11 de noviembre de 2020, luego de que Diego fuera operado de un edema subdural.

Según la declaración del abogado, la internación domiciliaria fue mala y aseguró que Diego nunca hubiese vivido en la casa en la que murió el 25 de noviembre de 2020.

Además de Morla, esta semana también deberán presentarse para ampliar sus testimoniales otras dos personas de mucha cercanía con el Diez: el cuñado de Morla, Christian Maximiliano Pomargo, quien era secretario personal de Maradona y convivía con él; y el sobrino del ex fubolista Jhonatan Espósito, quien también vivía en la casa de Tigre.

Los fiscales pidieron también que se presenten a declarar la escribana Sandra Verónica Iapolsky y la contadora Andrea Trimarchi.

Maradona, la mayor figura de la historia del fútbol mundial, murió a los 60 años el 25 de noviembre de 2020 al mediodía, en una casa del barrio privado San Andrés, de Tigre, donde transitaba la internación domiciliaria que está bajo investigación penal en la justicia de San Isidro.

La autopsia determinó que murió como consecuencia de un "edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada" y descubrieron en su corazón una "miocardiopatía dilatada".

Tras las conclusiones de una junta médica, siete profesionales de la salud, entre ellos el neurocirujano Leopoldo Luque y la psiquiatra Agustina Cosachov, fueron imputados por "homicidio simple con dolo eventual", figura penal que prevé de 8 a 25 años de prisión y que fue elegida por los fiscales tras una investigación en la que concluyeron que el equipo médico de Maradona fue "deficiente", "temerario" e "indiferente", y que sabía que el "10" podía morirse y no hizo nada para evitarlo.

Embed

Dejá tu comentario