Rechazan pedidos de excarcelación a detenidos por la secta de Villa Crespo

Sociedad

Hay 19 detenidos acusados de trata de personas, reducción a la servidumbre, asociación ilícita, corrupción de menores, estafas y posibles maniobras de lavado de activos.

Los detenidos acusados de integrar la secta de la Escuela de Yoga Buenos Aires continúan por ahora detenidos. El fiscal Carlos Stornelli y la fiscal Alejandra Mángano de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas pidieron que sean rechazados los pedidos de excarcelación de los 19 detenidos acusados de trata de personas, reducción a la servidumbre, asociación ilícita, corrupción de menores, estafas y posibles maniobras de lavado de activos.

Los pedidos fueron presentados por la defensa de los 19 acusados liderados por Juan Percowicz. Tras el dictamen de los fiscales, ahora debe resolver el juez federal Ariel Lijo.

secta 9.jpeg

Los acusados fueron detenidos en unos 50 allanamientos que realizaron desde el viernes, por orden del juez Ariel Lijo. Entre los detenidos está Juan Percowicz, un hombre de 84 años de edad que ya había estado vinculado con una investigación similar, dos décadas atrás y por hechos similares.

Están imputados de “Haber formado parte de una organización delictiva con rasgos de secta de naturaleza espiritual, denominada Escuela de Yoga Buenos Aires (EYBA) -que operó al menos desde el año 2004 hasta el 12 de agosto de 2022- que se dedicaría a captar personas mediante engaños o que se encuentran en situación de vulnerabilidad para incorporarlos a la organización con el fin de reducirlos a una situación de servidumbre y/o explotación sexual, construir un culto alrededor de su líder y promover una estructura ilegal de negocios en la República Argentina y en los Estados Unidos de América, que permitiera otorgar apariencia lícita a los fondos obtenidos como producto de sus actividades, con el único fin de enriquecerse y obtener influencias y/o coberturas para sus líderes”.

La organización contaba con una estructura jerárquica y piramidal de la que participaban aproximadamente 179 alumnos, repartidos entre sus diversas sedes ubicadas principalmente en esta ciudad, y en las ciudades de Las Vegas, Chicago y Nueva York, a quienes se le otorgaba un rango.

El esquema utilizado era de 7 niveles que contemplaba miembros como así también personas ajenas a la organización, siendo el número “7 formal” el más alto y el número “1” el más bajo.

secta 4.jpeg

De acuerdo a la dogmática impartida por la organización todas las personas nacían “humanos o medios subhumanos” y por ello eran ubicados en los niveles 1 a 4. El tramo superior de la jerarquía sólo se conseguía ingresando a la organización a partir de la decisión de su líder, y al nivel de confianza en torno al alumno. Luego, cada nivel se subdividía en las categorías de “formal”, “informal” y “aspirante”.

En esta línea, la Escuela de Yoga de Buenos Aires proclamaba el impulso de la “evolución espiritual” a través de su filosofía con la meta de lograr la “reencarnación eterna” al llegar al nivel 7 “formal”.

secta 5.jpeg

Para ascender dentro de la jerarquía de la organización debían realizar un proceso de aprendizaje basado en la lectura de libros y la realización de talleres y diferentes tareas. La decisión final acerca del ascenso de los “alumnos” recaía exclusivamente en Juan Percowicz, quien era el máximo líder -nivel “7 formal”-.

Juan Percowicz era a quien todas las demás personas respondían, ocupándose de los temas diarios de la “Escuela”, de las cuestiones de “tareas” espirituales, y de las finanzas de la organización -compras y ventas de inmuebles y automóviles- entre otras cuestiones, según surge de la imputación.

Embed

Temas

Dejá tu comentario