Se viene el verano y muchos apuestan a centros de estética: ya clausuraron dos

Sociedad

No contaban con habilitación para funcionar y generaban y acopiaban residuos peligrosos sin el correspondiente tratamiento.

La justicia clausuró dos centros estéticos que utilizarían equipos no autorizados, no son originales, y ponían en riesgo la salud de las personas. Imputaron a los responsables de los comercios.

Todo inició con la denuncia realizada por un importador de insumos médicos sobre diversos locales, que funcionan como centros de estética, que estarían utilizando equipos para la medicina que no son originales. Exponían a las personas a un peligro para la salud, al no contar con la certificación y los controles correspondientes, se dispusieron nuevas inspecciones integrales a dos centros de estética del barrio de Recoleta de esta ciudad.

Una de las inspecciones se hizo en un departamento en la calle Austria al 2500. Allí se determinó que el establecimiento no contaba con la habilitación correspondiente para funcionar ni con los certificados de tratamiento de los residuos patológicos. Por tales motivos, se dispuso su clausura y el secuestro de las máquinas halladas en el lugar.

La otra tuvo lugar en un centro de estética ubicado en la calle Ayacucho al 1200, que cuenta con una recepción y 6 gabinetes, 2 de los cuales funcionan como consultorios médicos y en 4 se desarrollan procedimientos con máquinas. Como resultado del procedimiento, se verificó que el lugar tampoco contaba con habilitación para funcionar y que generaba y acopiaba residuos peligrosos sin el correspondiente tratamiento.

Además, los consultorios médicos no tenían la habilitación sanitaria y se encontraron medicamentos vencidos. Ante tales hechos, se ordenó su clausura.

Los responsables de ambos lugares fueron imputados por el fiscal por infracción los al artículo 56 del Código Contravencional, que pena la disposición ilegal de los residuos patogénicos como si fueran residuos domiciliarios. Asimismo, continúa la causa en el marco del artículo 201 del Código Penal, que investiga el envenenamiento, la adulteración o falsificación de aguas o sustancias, seguidas de lesiones o muerte.

La inspecciones fueron llevados adelante por personal del Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ) del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad, de la División Delitos Contra La Salud de la Policía de la Ciudad, de la Agencia Gubernamental de Control del GCBA, de la Administración Gubernamental De Ingresos Públicos (AGIP), de la Dirección Nacional de Habilitación, Fiscalización y Sanidad de Frontera del Ministerio de Salud de la Nación y de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).

Embed

Dejá tu comentario