En Santa Fe quieren que los narcos estén presos como el Chapo Guzmán

Sociedad

Se trata de una propuesta del secretario de Seguridad Pública Jorge Bortolozzi, quien planteó que deberían endurecerse las normas dentro de los penales para los criminales más peligrosos.

El secretario de Seguridad Pública de la provincia de Santa Fe, Jorge Bortolozzi, señaló que “con las viejas recetas no se van a solucionar los nuevos problemas” y planteó endurecer las condiciones de detención de los presos de alto perfil, algo que requiere una reforma de leyes que debe ser impulsada desde el Congreso de la Nación.

"Sería bueno discutir” si los presos más peligrosos tendrían que tener las mismas condiciones de encierro que, por ejemplo, El “Chapo” Guzmán, el líder narco mexicano que está detenido en una cárcel de máxima seguridad en Estados Unidos, para lo cual reconoció "hace falta una ley nacional”, planeteó el funcionario.

El número dos de la cartera de Seguridad de Santa Fe abrió de esa manera la discusión sobre las condiciones de alojamiento de delincuentes que ordenan cometer delitos desde sus celdas, una situación que se verificó en varias investigaciones judiciales y que tuvo como uno de sus epicentros la cárcel de Piñero.

Nosotros revisamos a los presos todos los días y no hay teléfonos celulares. Por más que pongamos 40 inhibidores de llamadas en la cárcel, ese interno tiene derecho a visitas íntimas una vez por semana en Piñero. En Coronda y Las Flores una vez cada quince días. No podemos meternos en la visita íntima para saber si ese recluso habla con su pareja y le da instrucciones para cometer delitos”, remarcó Bortolozzi, en diálogo con LT8.

Bortolozzi agregó: “Estamos ante una cuestión legal. Las otras alternativas que tenemos, ya que hay una ley que prohíbe el aislamiento total porque sólo debe ser provisoriamente ante una cuestión puntual, es llegar a condiciones de detención como las que cumple Chapo Guzmán en el Correccional Metropolitano en Estados Unidos”.

El funcionario profundizó: “Guzmán tiene una celda de 18 metros, con luz permanente todo el día, con una cámara con zoom que si escribe algo en un papel, el aparato lo lee, con una sala al lado donde puede hacer bicicleta fija, con una Biblia y un diccionario en inglés y castellano a mano. Con una ventana opaca para que pueda saber si es de día o de noche. El abogado y la visita lo pueden ver por un vidrio y por teléfono, tal cual como se ven en las películas. Para eso se necesita una nueva ley”.

“Yo entiendo que nuestra formación es humanística, democrática y republicana. Lo contrario lo hemos visto en el gobierno militar y siempre nos repugnó. Pero si esto es lo que pide la sociedad, el legislador tendrá que votar eso. Y si no le gusta al legislador, estamos atados de pies y manos. No podemos hacer otra cosa más que lo que hacemos. El uso del teléfono celular está prohibido. Está permitida la comunicación mediante un teléfono público y nosotros le damos el número a la Fiscalía para que intervenga si un juez lo autoriza. Hasta ahí llegamos nosotros. Dentro de la visita íntima no podemos acceder".

"Con cartas de navegación viejas no vamos a descubrir mundos nuevos. Hay que cambiar ciertas reglas de juego si queremos que el corte de comunicación con el exterior sea verdadero”, resaltó.

Embed

Dejá tu comentario