¿Cómo freír las mejores milanesas sin cambiar el aceite?

Sociedad

Tras la viralización de una anécdota sobre un novio "cheto" que pedía un cambio de aceite entre una milanesa y otra, éste es el método para que queden bien.

Una usuaria de Twitter se volvió viral tras contar que supo salir con un muchacho "cheto" que le pedía que cambiara el aceite de la fritura entre una milanesa y otra porque sino iban a "quedar horribles". Al margen del malgasto de recursos y de tiempo, la sugerencia podría ser contraproducente.

Para freír milanesas no sólo no hace falta cambiar el aceite entre una y otra, sino que lo ideal es que haya alcanzado una temperatura de 180 grados y se mantenga en esa marca para que la carne se cocine por dentro y el rebozado quede dorado.

Obviamente el mejor aceite para freír es el de oliva porque se mantiene estable a altas temperaturas y tarda mucho más que otros en quemarse, pero de sólo pensar en el costo de esas milanesas cualquiera se quedaría sin hambre. Si de relación precio calidad se trata, gana el de girasol.

No se recomienda mezclar dos tipos de aceite porque tienen puntos de humeo distintos (esto es, la temperatura a la cual se queman).

Lo que sí se puede hacer es reutilizarlo una vez, pero para eso el aceite tiene que haberse enfriado y haber sido colado y almacenado en un envase hermético.

El ojo entrenado sabrá distinguir cuándo el aceite está a 180 grados, pero quienes necesiten una prueba más evidente pueden usar un termómetro de cocina o poner un pedazo de pan cuando parezca que el líquido está caliente: si flota y burbujea un poco en los bordes, es porque lo está.

Con el aceite caliente y a temperatura estable, las milanesas deberían estar unos pocos minutos sumergidas en el aceite o habría que darlas vuelta al menos una vez para evitar que se quemen. Es imprescindible estar pendiente de la sartén en todo momento.

Una vez doradas de ambos lados se recomienda dejar que las milanesas se sequen en papel de cocina pero sin taparlas: no se enfriarán tanto y de paso quedarán crocantes.

Si el aceite está muy frío las milanesas quedarán con el gusto grasoso, que es probablemente lo que le haya pasado al muchacho de la anécdota por querer freír varias milanesas con aceite nuevo cada vez.

Además hay que tener en cuenta el peligro que es poner aceite frío en una sartén caliente, que es lo que ocurriría según su propuesta.

A veces el delivery es la mejor opción.

Embed

Temas

Dejá tu comentario