El actor Ariel Nuñez se metió en la piel de un hombre que sufre el trastorno neuropsiquiátrico y viajó en el subte con dos cámaras escondidas para ver cómo reaccionaban las personas que estaban a su alrededor.


sindrome de tourette