El modesto Carpi terminó consiguiendo un histórico empate como visitante ante el Inter, que le negó a los milaneses la chance de ser escoltas. Sin embargo, la épica pudo ser aún mayor, pero el árbitro lo impidió.
Se jugaban apenas dos minutos cuando el visitante rompió el cero con una buena definición de Jerry Mbakogu, pero el árbitro Andrea Gervasoni lo anuló de manera insólita por un inexistente sobre Martín Montoya, quien se tropieza claramente solo en su intento de perseguir al autor del gol que no fue.

Mirá la jugada:

Embed