Las lloviznas registradas ayer y esta madrugada, acompañadas de un leve descenso de la temperatura, ayudan a los brigadistas que combaten el incendio forestal en el Parque Nacional Los Alerces, que comenzó el 21 de enero y ya consumió 1.700 hectáreas de bosque nativos.
El trabajo de hasta 250 brigadistas de Parques Nacionales de todo el país, del Servicio Federal de Manejo del Fuego (SFMF), la provincia de Chubut y bomberos voluntarios de la zona logró detener el avance del incendio, que está en vías de ser controlado.

"Seguimos afianzando los trabajos en la cabeza del incendio y en liquidar los puntos calientes. El mayor trabajo lo tenemos en la cola, que es donde más actividad tiene", dijo el jefe del Departamento de Incendios del PNLA, el guardaparque Marcelo Pietrobon.

Indicó que actualmente trabajan en el lugar 103 personas, en tanto que otras 51 están ocupados en la logística, respaldo a brigadistas y conducción, y que aún no se sabe si hoy operarán los medios aéreos debido a la nubosidad de baja altura.

Seguí leyendo en ElPatagónico.com.