Un adolescente de 13 años intentó quitarse la vida cortándose las venas debido al bullying constante que le hacían sus compañeros. Al menor lo hacían responsable de un accidente que sufrió una niña del mismo colegio al que asiste en Mar del Plata.
El niño víctima era bullying por parte de sus compañeros de escuela quienes lo llamaban asesino por la muerte de una de sus compañeras.
La madre del menor informó que la maestra le había pedido a su hijo que no volviera más a la escuela. "Si no venís más a la escuela mejor", le decía la profesora y sus compañeros le gritaban "asesino".
Los insultos contra el chico de 13 años se hicieron insoportables luego de que, jugando, se colgara del mástil de la escuela 51, del barrio Belgrano, en Mar del Plata, con la mala fortuna de que el palo se vino abajo y lastimó a una compañera.

Embed
La nena sufrió un corte en la cabeza, fue internada y dada de alta el lunes. Pero al adolescente las palabras de sus compañeros y de la maestra le retumbaron tanto en los oídos que se quiso cortar las venas con una "gillette". Por suerte, su hermano lo encontró antes de que muriera en medio de un charco de sangre.
Según contó su madre en declaraciones radiales, el mástil se cayó como consecuencia de un mal mantenimiento, no porque su hijo hiciera nada distinto a otros alumnos.
“No fue el único chico que se subió al mástil. Lo hicieron otros y pasó (el accidente) cuando él se subió”, comentó.

Embed
"A partir de este hecho, siguió contó la mujer comenzaron a molestarlo demasiado, y él es un chico especial, que está saliendo de una epilepsia. Estuvo muchos años en tratamiento y está tratando de hacer una vida más o menos normal".

Sobre el intento de suicidio, Zulma apuntó: “Fui al colegio a hablar con los profesores, con la directora. Llegué a mi casa y le dije a él que tenía que hablar con esa nena, por lo menos para pedirle disculpas. Él se encerró en su habitación y en un momento su hermano lo encontró desmayado, se había cortado la muñeca, la parte de arriba, con una ‘gillette’. Por suerte, al ver tanta sangre se desmayó, no pudo seguir haciéndose daño".