La iniciativa del gobierno nacional introduce modificaciones en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) así como la implementación a nivel nacional de la Boleta Única Electrónica. Duros cuestionamientos de la oposición.
La Cámara de Diputados arrancó el debate de comisiones sobre la reforma electoral propuesta por el gobierno de Mauricio Macri, que instaura la Boleta Única Electrónica y modificaciones al régimen de Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO).

El proyecto gubernamental se debate en un plenario de las comisiones de Asuntos Parlamentarios (cabecera), Justicia y Presupuesto y Hacienda, que la semana pasada escuchó las exposiciones del ministro de Interior, Rogelio Frigerio, y de expertos de universidades y ONG.

La oposición anticipó sus reparos a la boleta electrónica (sobre todo en lo relacionado con la posible vulnerabilidad y el eventual hackeo de las máquinas que se utilizan para votar), a las modificaciones a las PASO y al texto mismo de la ley.

La diputada Myriam Bregman, una de las primera diputadas en hablar durante el debate, se quejó de que no se incluyera en el proyecto la paridad de género, es decir que haya un 50 por ciento de hombres y un 50 por ciento de mujeres como candidatos en las boletas y se despachó en contra de la modificación propuesta para las PASO.

"Se impide de ahora en más lo que comúnmente se llama corte de boleta. ¿Cómo van a explicar los representantes de Cambiemos que en 2011 no llevaron candidato a presidente? Si el elector hubiera querido votar ese año a sus candidatos a legisladores no podía optar por otra opción para la fórmula presidencial", planteó la dirigente del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS). También cuestionó "la inseguridad que presenta el sistema" de boleta electrónica, que a su criterio "está siendo sumamente cuestionado" por especialistas.

El lunes el diputado por Córdoba Juan Brügge del interbloque massista, planteó durante un foro realizado en el salón de los Pasos Perdidos su rechazo a la posibilidad de modificar las PASO como pretende el oficialismo, para que el elector sólo pueda votar a una alianza electoral y no, por ejemplo, a una lista de candidatos a legislador de una fuerza y a la fórmula presidencial de otra, como ocurre actualmente.

"El sistema tiene que ser abierto, debe seguir como están", afirmó el diputado de la Democracia Cristiana, postura que comparte mayoritariamente el interbloque massista y también algunos diputados de otras bancadas opositoras y algunos radicales.

Brügge también planteó que no hay un plan de contingencia en el caso de que las máquinas fallen y propone que la boleta electrónica sea aplicada de manera gradual, por distritos, hasta llegar a todo el país, punto que también promueve el salteño Pablo Kosiner, del Bloque Justicialista, aunque este diputado se declaró a favor de la boleta electrónica.

El oficialismo tiene como objetivo que este martes la iniciativa se debata en comisiones y que el próximo martes 16 se emitan dictámenes para llevarlos al recinto antes de septiembre.