Boca: el paso a paso de los escándalos de Sebastián Villa

Deportes

El delantero del equipo de Sebastián Battaglia fue nuevamente acusado por varios cargos de violencia de género contra una mujer.

Sebastián Villa volvió a estar en el ojo de la tormenta por sus insistentes acciones violentas. Esta vez, el jugador de Boca fue denunciado penalmente en los Tribunales de Lomas de Zamora por parte de una mujer que asegura que en 2021 sufrió violencia de género, abuso sexual y tentativa de homicidio. Pero esta no es la primera vez, y pese a todo, siguen estando en la consideración y es habitual que juegue.

Los conflictos de Villa

En enero de 2018, fue denunciado, junto con Barrios y Fabra, de abuso sexual y violencia de género. Dos años después, volvió a ser denunciado, esta vez, por su ex pareja Daniela Cortés. El delantero irá a juicio: la Sala III de la Cámara Penal de Lomas de Zamora desestimó la apelación de la defensa y ratificó que el jugador colombiano afrontará un juicio por la denuncia radicada por la colombiana Cortés en abril del 2020.

Cortés denunció que durante dos años de convivencia padeció "muchos sufrimientos" y perdonó "golpes". En las redes sociales, subió imágenes de marcas en la cara, la boca y los brazos y también compartió un video sobre una supuesta amenaza del futbolista. "Este es el verdadero Sebastián Villa, el que maltrata mujeres, porque no he sido la única", detalló.

La expareja de colombiano hizo pública su denuncia en entrevistas con distintos medios, y en una oportunidad relató: "Sebastián arranca con la violencia acá en Buenos Aires, porque cuando estábamos allá, en Ibagué, era una persona muy tranquila". "Acá comenzaron los celos, comenzaron las agresiones, los insultos. Muchas veces fue agresivo conmigo delante de mi hija", contó Cortés.

Renovación

En medio del escándalo judicial, Boca decidió que el futbolista vuelva a jugar profesionalmente y en febrero del 2021, Villa firmó la extensión de su contrato hasta diciembre de 2024. En el nuevo vínculo se le mejoró el salario y la claúsula de recisión.

Portazo

En julio del 2021 el colombiano decidió irse de Boca, ofendido y enojado porque el Consejo del Fútbol rechazó una oferta por su fichaje del club belga, Brujas.

Villa quería que esta oferta de Brujas se aceptara sí o sí. Quería irse. Y se lo dijo a Miguel Angel Russo. La oferta era de 6.500.000 de dólares más otros 2.000.000 de la moneda norteamericana por objetivos a cumplir. Para el club de La Ribera la oferta era buena, pero siempre y cuando no tuviera que cederle el 30% de esos ingresos a Deportes Tolima, equipo anterior de Villa. Por eso desde un primer momento Riquelme y el Consejo pretendían una cifra mayor.

En pleno conflicto, se volvió a Colombia para estar con su familia

El delantero abandonó viajó a Colombia el 7 de agosto del 2021, en pleno conflicto con Boca, a partir del enojo que le generó al futbolista que la entidad xeneize no aceptara una propuesta del Brujas de Bélgica para venderlo. Ese día, el jugador, por quien la entidad belga ofreció un monto de 7 millones de dólares, le comunicó al técnico Miguel Angel Russo su intención de no quedarse más en la institución xeneize.

Villa y sus representantes mantuvieron una reunión con Juan Román Riquelme (vicesegundo y encargado del fútbol), quien le informó que -ante su insistencia de no regresar a las prácticas- el departamento de Legales de la entidad tenía previsto mandarle una carta documento, por presunto “abandono de trabajo”.

El jugador pidió -a través de un mensaje a la dirigencia- una licencia para viajar a su tierra natal. La misma le fue negada, pero Villa desoyó la respuesta y este mediodía partió rumbo a Colombia. “El único que pone los valores de los jugadores de Boca, es Boca” dijo Jorge Bermúdez, integrante de la secretaría de fútbol hace dos días en una entrevista televisiva.

Regreso a la Argentina tras un video que generó escándalo

El 26 de agosto del 2021, Villa decide regresar al país después de que se publicara un video en donde se lo ve bailando y cantando en diferesas fiestas en Colombia.

Sin embargo, ya en suelo argentino, el jugador se presentó a entrenar y se puso en duda su continuidad en el equipo.

En ese momento, la relación estaba quebrada, por supuesto. Mientras que del lado del colombiano acusaban al Consejo de no cumplir con la palabra de venderlo, del lado de Riquelme siempre hablaron de que la voluntad era desprenderse de él, pero al valor que ellos pretenden: las ofertas del Brujas belga siempre fueron consideradas insuficientes, principalmente, por tener el 70 por ciento de su pase y –por ende- tener que repartir la ganancia con Deportes Tolima, dueño del porcentaje restante. Eso, además, con el condicionante de que las propuestas son brutas: los impuestos reducen todavía más la aceptación de venderlo.

Embed

Dejá tu comentario