Netflix y Spotify, más caro: el nuevo impuesto que habrá que pagar en Ciudad y Provincia

Economía

Se trata de un nuevo impuesto por la aplicación de Ingresos Brutos. Se suma al 21% de IVA, 8% del impuesto PAIS, 35% de percepción a cuenta de Ganancias y 1,2% de impuesto de Sellos.

Los usuarios de la Ciudad de Buenos Aires y la Provincia de los servicios de streaming, como Netflix, Spotify, Disney+, entre otros, comenzarán desde este mes a pagar un impuesto por la aplicación de Ingresos Brutos, una medida que se había autorizado en 2019 pero que entra en vigencia a partir de ahora.

Esta nueva carga, sobre el pago con tarjeta, se agrega al 21% de IVA, el 8% del impuesto PAIS, el 35% de percepción a cuenta de Ganancias y el 1,2% de impuesto de Sellos.

El gobernador Axel Kicillof había suspendido en 2020 la aplicación del Impuesto a los Ingresos Brutos sobre los servicios de streaming como Netflix y Spotify. Sin embargo y a fin de "armonizar" la carga impositiva que tiene la Ciudad de Buenos Aires, la administración bonaerense lo empezará a aplicar desde el resumen de las tarjetas de crédito de marzo. En la Ciudad de Buenos Aires, en tanto, también estaba suspendido durante la pandemia por cuestiones operativas y de organización.

Se trata de una alícuota del 2% correspondiente a Ingresos Brutos. Cristian Girard, titular de Arba, dijo que la Provincia lo empezó a aplicar porque "la Ciudad de Buenos Aires lo tenía vigente, así que decidimos hacerlo en simultánea, para que no haya desigualdad". Y amplió: "Es darle trato igualitario también a las empresas localizadas en la Argentina, porque los clientes de esas empresas sí pagan IIBB, pero las que prestan servicios desde el extranjero, no. No queremos generar un desincentivo a la producción nacional. Al contrario, queremos generar incentivos a producir localmente".

La Agencia de Recaudación provincial debía comenzar a retener este impuesto el primero de diciembre de 2019. Sin embargo la administración de María Eugenia Vidal se fue sin implementarla entre otras cosas por problemas técnicos. Se resolvió postergar su vigencia hasta el primero de enero de 2020. Posteriormente Kicillof decidió suspenderlo durante el 2020 de cara a la cuarentena obligatoria por la pandemia por Covid-19.