"Que te falte un cepillo de dientes es como no tener agua”

Espectáculos

*Alan, uno de los personajes más controvertidos de la quinta edición del reality, charló con minutouno.com sobre su paso por el juego.


  • El joven de Palermo Soho se arrepíente de no haber usado el don para salvarse. 
  •  También habló de su relación con Soledad y de sus proyecciones a futuro.

Para sobrevivir dentro de la casa de Gran Hermano hay una regla de oro: mantener el perfil bajo y, dentro de lo posible, no mostrar rasgos de liderazgo o ir al choque con los demás participantes.

Pero esa estrategia que tanto le sirvió a Juan Expósito para llegar a la final de la anterior versión tradicional del juego, al chico más “cheto” de la quinta generación, Alan Zulcovsky, se le pasó de largo.



Ciertas actitudes del joven catalogadas como discriminatorias, se ganaron el rechazo del público e hicieron que el domingo pasado se fuera del juego con el 77% de los votos en su contra, frente al escaso 33% que obtuvo Andrea, su rival en placa y en lo que duró la convivencia. 

“La gente que me rodea sabe cómo soy, nadie que me conozca  puede decir que soy agrandado”, dijo el chico de Palermo Soho en diálogo con minutouno.com. Además, para el último eliminado del reality, su error no estuvo en cómo se mostró en el juego sino en no haber utilizado el famoso don para salvarse. 

“Mi cálculo era que iba a quedar nominada Mariana, por eso decidí no salvarme. Pero claro, con el diario en mano al otro día somos todos vivos. Hoy me arrepiento. Me hubiera encantado verlas a Mariana y Andrea en placa”, sostuvo.

El cepillo de dientes: un capítulo aparte

Uno de los episodios que más le jugó en contra y causó indignación entre los seguidores del ciclo fue cuando, ante la falta de un cepillo de dientes, se desesperó y pidió a la producción que le den uno de marca.

“Era una cuestión de higiene personal, lo necesitaba, me habían empezado a sangrar las encías. No tener un cepillo es como no tener agua, más conviviendo con otras personas. Aunque hubo gente que usó el de otros”, se horrorizó.
 
Después del franeleo con Soledad

Soledad y Alan fueron de los primeros en poner un poco de acción dentro de la casa. Conocido fue el episodio en que “el pelado” se llevó a la cama a la morocha y ¿tuvieron sexo? El asegura que sí, aunque la duda quedará por siempre.

Después del cachondeo, el también estudiante de abogacía contó que le pusieron un manto de agua fría a la relación porque habían perdido la espontaneidad y las charlas, lo que les había atraído del otro en un primer momento.

¿Cómo sigue la historia hoy? “Afuera vi un montón de actitudes que no me gustaron. Pero igual nos debemos una charla. Nadie sabe lo que puede pasar”, afirmó.

De ahora en adelante…

Alan espera aprovechar del minuto de fama y después recibirse de abogado, lo que más desea según sus propios dichos. De todas maneras, no descarta su incursión en TV. Eso sí, detrás de cámara. “Como no se cantar, bailar, ni actuar, me gustaría trabajar en la producción y generación de ideas”, reconoció.

Tampoco desecha la idea de conservar a compañeros del juego como futuros amigos. “Con Andrea no vamos a llevarnos bien nunca. Pero fuera de la casa pienso elegir a gente como Eugenia, Javier y Esteban, personas que tienen los mismos valores que yo”, finalizó.

Dejá tu comentario