Pepín Simón: cuántos días faltan para que el primer prófugo macrista vaya preso

Política

Si bien la última palabra la tendrá Lacalle Pou, está todo dado para que Pepín Rodríguez Simón, la Justicia uruguaya le rechazó el pedido de asilo político.

La jueza uruguaya Adriana Chamsarian dictó la resolución por la que rechazó el pedido de asilo de Fabián "Pepín" Rodríguez Simón en el marco de un “expediente reservado” hace una semana, de acuerdo a los fundamentos de la Comisión de Refugiados (CORE) que había recomendado desestimar la presentación de la defensa del prófugo.

El fallo ya fue apelado por los nuevos defensores de Rodríguez Simón en Uruguay, encabezados por Jorge Díaz, ex fiscal ante la Corte y ex Procurador General de la Nación local durante el gobierno de Tabaré Vázquez.

El recurso de apelación será tratado por el Tribunal de Apelación en lo Penal del Primer Turno, que dispone de 20 días para resolver.

La apelación tiene efecto suspensivo de la resolución, por lo que por ahora no se concretará la orden de detención firmada por la jueza federal de la Argentina María Servini, hasta tanto no haya un pronunciamiento del tribunal de apelaciones.

La última palabra la tiene el presidente Lacalle Pou, una vez firme el fallo. La última palabra la tiene el presidente Lacalle Pou, una vez firme el fallo.

El fallo de la jueza de primera instancia fue contundente en cuanto consideró que no existen razones para conceder el asilo político ya que se trata de una imputación realizada en Argentina por un tribunal competente, en el marco de un expediente en el que se investiga un delito común. Desechó los argumentos de persecución política alega por la defensa de Simón.

Rodríguez Simón está acusado de hostigamiento y extorsión a los empresarios Fabián de Sousa y Cristóbal López para desapoderarlos de sus bienes durante el macrismo.

Rodríguez Simón, quién actuaba bajo órdenes de Mauricio Macri, está prófugo en Uruguay desde el 8 de diciembre de 2020. Huyó a ese país tras un pedido de indagatoria ordenado por la jueza Servini.

Dejá tu comentario