Día Internacional de la Cerveza: las birrerías locales piden un "take away" extendido

Sociedad

Este 7 de agosto celebran a la cerveza en todo el mundo, pero en Argentina la pandemia de Covid-19 tiene al sector "craft" más apretado que bar en San Patricio.

Hace más de una década que la celebración de la cerveza migró desde Santa Cruz (una localidad de California, Estados Unidos, no la provincia argentina) al mundo, pero este 7 de agosto encontró a más de un aficionado sin poder brindar en bares y restaurantes por culpa de la pandemia de Covid-19.

Por caso en Argentina la pandemia de Covid-19 obligó al Gobierno a decretar el aislamiento social el 20 de marzo pasado y desde entonces las cervecerías y tap rooms tienen los salones vacíos y funcionan con envío a domicilio o retiro en puerta por sus locales. En otras palabras, por "take away".

La decisión gubernamental, aunque esperable dentro del contexto de la pandemia, sumió a este subrubro de la gastronomía en una crisis económica, pero también en un caos operacional, como quedó comprobado con las primeras noches templadas de agosto, cuando el público se agolpó en la vereda de dos bares de Recoleta.

Aunque los establecimientos cumplieron con el protocolo vigente del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para su actividad, la gente se juntó igual, y la responsabilidad individual de cada comensal se diluyó entre pinta y pinta.

El resultado fueron videos virales y dos actas labradas contra los locales, que no fueron clausurados ni mucho menos, pero vieron su funcionamiento trastocado. Por eso desde la Cámara de Cerveceros Artesanales pidieron que se instrumente algún tipo de organización para las filas en la vereda.

"No estamos solicitando apertura de los los locales o utilizar los espacios al aire libre internos de los locales, sino que se atienda un problema que esta provocando acumulación de personas en la vía publica solo por el hecho de no estar organizados", explicó a minutouno.com Juan Manuel González Insfrán, titular de la Cámara.

González Insfrán señaló que "las personas salen y no se encuentran con ningún responsable tanto del Municipio como del local que pueda orientarlos para mantener la distancia social necesaria mientras esperan su pedido, o que le pueda indicar cual es el lugar donde puede esperar en la vía pública".

Es una "zona gris", según González Insfrán, en la que "el dueño no puede disponer de una persona para que organice fuera de su local a los clientes porque no se le esta permitido" dado que se trata de la vía pública.

"Lo que porponemos es atacar este problema dándole la posibilidad al dueño de la cervecería de organizar el espacio fuera de su negocio, establecer lugares para permanencia de personas por un tiempo limitado para que los clientes estén a distacia segura y puedan esperar su 'take away' o consumirlo con toda la seguridad del caso", aclaró.

Sin adelantar fases en la reapertura de las terrazas o patios de las cervecerías del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), González Insfrán abogó por directivas claras tanto para el público como para quienes trabajan en el rubro.

"No alentamos a las personas a salir de sus casas y romper la cuarentena, tratamos de convivir con el virus con responsabilidad. Necesitamos organizar estos espacios al aire libre que disponen muchas de las cervecerías", convino el titular de la Cámara.

"No estamos hablando de ingresar personas dentro del local, sino de organizar los espacios públicos que se usan para mesas y sillas y de los cuales pagamos impuesto por su uso", señaló en referencia a, por ejemplo, la porción de vereda que Buller ocupa sobre la cuadra de Junín al 1700, que podría servir para distribuir a quienes llegan a buscar su cerveza.