Los antecedentes del secuestrador de Caseros que fue abatido por la Policía

Sociedad

Alejandro Maldonado tenía varias denuncias por uso de armas y episodios violentos. Sus propios hermanos lo denunciaron por lesiones, tenía una perimetral para no acercarse a su hija mayor y allegados a la esposa aseguran que lo habría denunciado por violencia de género.

Alejandro Darío Maldonado, el hombre que se atrincheró en su casa en el barrio de Caseros junto a un rehén durante más de 10 horas y fue abatido por la Policía Bonaerense, tenía varias denuncias en su contra en la Justicia de San Martín.

antecedentes del secuestrador

Según informó C5N, sus propios hermanos lo denunciaron por lesiones leves en el marco de distintas peleas familiares. Allegados a la esposa de Maldonado, Paula, aseguran además que ella lo habría denunciado además por violencia de género. El hombre tenía experiencia en polígonos de tiro y que supuestamente era coleccionista de armas. No cuenta con entradas en el Servicio Penitenciario Bonaerense. Nunca estuvo preso.

Dos amigos de Maldonado contaron que se trataba de un hombre con cierto perfil violento, que le gustaban las armas y que tenía problemas de adicción a la cocaína. “No estaba loco, pero tenía sus problemas de adicción, consumía cocaína”, dijo Andrés, quien junto a Javier, otro amigo del barrio, dieron algunos detalles del perfil .“Era una persona violenta, sabíamos que tenía armas pero nunca tuvo un problema en la calle”, aclararon.

Maldonado estaba en pareja con Paula, que es empleada judicial en la Fiscalía General de San Martín, con quien tenía una hija en común de unos 5 años. Él se encontraba sin un trabajo formal, desde 2016. Se dedicó al rubro de mantenimiento de instalaciones eléctricas y fue empleado de una empresa de seguridad privada a comienzos de la década pasada.

El hombre también tenía una hija adolescente de 15 años con una pareja anterior, con la que tenía una prohibición de acercamiento perimetral.

Los dos allegados confirmaron que Maldonado y José Cáceres, el amigo rehén asesinado, “eran amigos de toda la vida” y que solían juntarse “a jugar a las cartas”. A José lo apodaban “Jesús” porque “era flaco y tenía el pelo largo”, “vivía de un trabajo de albañilería y de changas” y estaba en pareja con una mujer llamada Ana, con quien tenía dos hijos, un varón y una chica que es la madre de un nieto de tres meses.

Dejá tu comentario