La madre de la chica reveló las extrañas características del caso para advertir a otros padres sobre los peligros que corren sus hijos, aún por las causas más inocentes.
Una madre de Quebec, en Canadá, compartió esta semana los pormenores sobre la muerte de su hija, quien falleció en 2012 tras darle un beso a su novio después de que el chico había comido un sandwich de manteca de maní.

Myriam Ducre-Lemay murió a los 20 años debido a que su flamante novio no tenía idea de que ella era alérgica a los maníes, las nueces y los mariscos desde que tenía 3 años, informó el sitio Journal de Quebec.

alergia.jpg

Si bien las alergias de Myriam no eran rarezas de la medicina, el muchacho no estaba al tanto de ellas cuando la besó tras comer mateca de maní, lo que le produjo un shock anafiláctico. El caso salió a la luz esta semana a raíz de un programa especial en la televisión canadiense.

Micheline Ducre, la madre de Myriam, explicó que su hija no llevaba puesto el bracalete que informaba sobre sus alergias severas y tampoco tenía a mano su EpiPen, un dispositivo con el que podría haberse inyectado de manera sencilla una dosis de epifedrina para detener el ataque.