Tres trucos de limpieza con vinagre que seguramente desconocías

Sociedad

El vinagre blanco o de manzana puede ser un gran aliado en la limpieza del hogar. Aquí te traemos algunos trucos imperdibles para sacarle todo el jugo.

El vinagre, al igual que el bicarbonato de sodio o el limón, es un producto sumamente útil tanto para sazonar las comidas, así como para limpiar tu casa. Pues, al venir de la fermentación acética del alcohol, este producto trabaja a la perfección como desinfectante y limpiador multiuso. Es principalmente el vinagre blanco el que se utiliza para dejar la casa reluciente desde hace décadas. Nuestras abuelas sabían bien que no era necesario gastar un dineral en productos de limpieza para poder conseguir una limpieza eficaz, puesto que con algunos productos naturales y económicos obtenían mejores resultados.

Si tenés vinagre blanco en tu casa, prestá atención a todos los usos que les puedes dar. ¡Más de un truco al alcance de tu mano! En principio, es un perfecto limpiador de los restos de la cal que suele obstruir los grifos de agua. Para esto, solamente deberás la tapa del grifo y sumergirla en un pequeño recipiente con agua con vinagre blanco durante unas horas, o durante toda la noche. Al día siguiente, puedes colocar la tapa en su lugar.

El vinagre blanco también sirve para eliminar la cal que se forma en los azulejos. Para esto, puedes mezclar un poco de este ingrediente con bicarbonato de sodio y agua. Luego de que veas que queda como una pasta, aplícala directamente sobre los azulejos sucios, deja que repose por unos minutos y, finalmente, aclara con agua. Asimismo, si los cristales o espejos de tu hogar están sucios, aunque sin cal, puedes hacer una mezcla de vinagre blanco y agua y utiliza un paño de microfibra o un atomizador para pasar sobre los cristales.

Otro truco desconocido al usar vinagre en la limpieza del hogar es dejar impecables los objetos de plata, principalmente los accesorios de bijouterie. En este punto, los expertos de limpieza recomiendan dejar reposando el objeto que esté opacado, en un recipiente con vinagre blanco y unas cucharadas de bicarbonato de sodio durante media hora. ¡Eso es todo! Tu accesorio quedará como nuevo.

El vinagre es una gran opción para limpiar los hornos de cocina sucios, llenos de grasa. Simplemente tendrás que calentar una olla con agua; cuando esté en el punto de ebullición, busca un vaso de agua con vinagre blanco y colócalo dentro del horno, el cual debe estar a unos 180° de temperatura. Luego de que pasen 15 minutos, deja que la olla se enfríe. Finalmente, retira la olla y pasa un trapo húmedo sobre las paredes del horno; verás que la grasa sale fácilmente.

Embed

Dejá tu comentario