Senji Nakajima, de 61 años, dice que tiene la relación perfecta junto a la muñeca Saori, a la que lleva de compras y en citas románticas.

Fue hace 6 años que Senji, quien es casado y tiene 2 hijos, decidió comprar la muñeca para combatir la soledad que sentía debido a que pasaba mucho tiempo trabajando lejos de su hogar.

MUÑECA SEXUAL.jpg

Aunque inicialmente solo la usaba para propósitos sexuales e imaginaba que era su primera novia, poco a poco comenzó a desarrollar sentimientos más profundos hacia Saori y decidió tener una "relación" con ella, según publicó Daily Mail.

muñeca sexual (2).jpg

"Ella nunca me traiciona, no busca el dinero. Estoy cansado de los humanos racionales modernos. No tienen corazón", dice el hombre, quien comparte la cama con Saori, la baña y le escoge atuendos cada mañana.

muñeca sexual (1).jpg

Las muñecas se venden con el nombre de "esposas holandesas", un término japonés que se refiere a las muñecas sexuales, y pueden llegar a costar unos 5.000 dólares.